08 ago 2020

Ir a contenido

Medidas urgentes

Maduro declara la emergencia energética por la crisis petrolera en Venezuela

La medida busca rescatar a una empresa estratégica como PDVSA, cuya producción ha caído de manera estrepitosa

El decreto se conoce pocas horas después de que Washington sancionara la petrolera rusa Rosneft Trading por ayudar a evadir las sanciones que pesan sobre Caracas

Abel Gilbert

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. / EFE

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció este miércoles la emergencia energética y la puesta en marcha de una reestructuración de la estatal PDVSA. El decreto busca sacar a flote a una industria del crudo en constante retroceso. "No acepto más excusas. Venezuela tiene que ser una potencia petrolera mundial", dijo estruendosamente. Los números van en dirección contraria. La producción de crudo disminuyó en enero un 36% con respecto al mismo mes del 2019. En sus momentos de mayor actividad, PDVSA producía 3,5 millones de barriles diarios. En la actualidad no se superan los 740.000, de acuerdo con un informe de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP). La comisión creada ahora al calor de las urgencias tendrá poderes "plenipotenciarios" para rescatar a la compañía estatal.

En enero pasado, Maduro prorrogó el "estado de emergencia económica" que regía desde el año 2016. Le toca en estos momentos el turno a una nueva "emergencia" en su sector estratégico. "Con esto le daremos el poder a los trabajadores. Son mis decisiones y las aplicaré a trocha y mocha, lo asumo personalmente. Este es el nuevo concepto de la PDVSA revolucionaria", dijo sobre las recientes medidas. Tras varios conatos de protesta sindical, el presidente prometió a su vez restituir "los derechos de los trabajadores y las condiciones de trabajo" para favorecer el cumplimiento de las metas que provocan pesimismo en la oposición.

El exdirector de PDVSA, Rafael Ramírez, quien rompió con el madurismo en el 2017, responsabiliza al Gobierno de la situación que enfrenta la empresa que le provee a Venezuela casi la totalidad de sus dólares. "Ya Maduro nos tiene acostumbrados al ejercicio del cinismo como forma de hacer política ¿Ahora quiere saber qué es lo que Él ha hecho en PDVSA? ¿Ahora se presenta al país como si hubiese estado al margen de lo que ha sucedido en nuestra empresa, como si no tuviese nada que ver con su destrucción?", se preguntó. Según Ramírez, la petrolera "está desmantelada en sus capacidades funcionales". No opera "y no funciona como una empresa capaz de producir petróleo, ni procesarlo o refinarlo, así como no es capaz de exportarlo". Lo que ha sucedido "es un estruendoso fracaso del Gobierno de Maduro y sus siete sucesivas juntas directivas que, a partir de agosto del 2014, han tenido el control absoluto de la empresa".

Una directiva bajo la lupa de EEUU

La nueva comisión encargada de evitar la bancarrota de PDVSA será dirigida por el vicepresidente del Área Económica, Tareck El Aissami, y el ingeniero químico Asdrúbal Chávez, quien fue presidente de CITGO, la empresa venezolana refinadora de petróleo y comercializadora de gasolina, lubricantes y petroquímicos en Estados Unidos que la Administración Trump confiscó a finales de enero del 2019, cuando el diputado Juan Guaidó se autoproclamó "presidente encargado" de Venezuela con el inmediato reconocimiento de Washington y otros 54 gobiernos. En cuanto a El Aissami, EEUU lo ha incluido entre "los más buscados" de su Servicio de Inmigración y Control de Aduana (ICE).

Durante el acto en el que realizó sus anuncios, Maduro calificó a Guaidó de "rata de cañería" y "vendepatrias" por promover las sanciones internacionales contra Caracas. "Hay que identificar a los traidores y confrontarlos como se hizo con Guaidó”, dijo sobre las agresiones de las que fue objeto el legislador cuando aterrizó en el aeropuerto internacional Simón Bolívar, el pasado 12 de febrero. "Él (Guaidó) pidió estas sanciones contra ustedes. Esas sanciones de ayer son contra ustedes, para quebrar a PDVSA", le dijo a los trabajadores de la empresa estatal. "¿Qué daño me hacen a mí? Le hacen daño al pueblo", añadió.

El decreto de Maduro se conoce pocas horas después de que el Departamento del Tesoro de EEUU sancionara a la petrolera rusa Rosneft Trading por ayudar al Palacio de Miraflores a evadir las penalizaciones norteamericanas contra PDVSA.