08 ago 2020

Ir a contenido

Medidas coercitivas

Venezuela arremete contra los EEUU por las sanciones a la petrolera Rosneft

El Gobierno de Nicolás Maduro ha calificado estas acciones como "arbitrarias" y denunciara esto ante el Tribunal Penal Internacional por crímenes de lesa humanidad en contra del pueblo venezolano

El Periódico

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela. / AFP

El ministro de Exteriores de Venezuela, Jorge Arreaza, ha calificado de "arbitrarias" las sanciones que los Estados Unidos ha impuesto a Rosneft Trading, una empresa subsidiaria de la petrolera rusa Rosneft, y ha anunciado que las sumará a la denuncia que el Gobierno de Nicolás Maduro ha interpuesto ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) por crímenes de lesa humanidad, contra el país norteamericano por las sanciones de Washington a Caracas.

"Estas medidas arbitrarias contra la empresa rusa Rosneft Trading violan el derecho al libre comercio y a la libre empresa", ha considerado Arreaza. "Sumaremos estas acciones unilaterales a la denuncia penal que hemos introducido contra los funcionarios estadounidenses ante el Tribunal Penal Internacional", ha agregado.

Castigar al pueblo venezolano

Asimismo, ha valorado que el TPI "debe identificar no sólo a los responsables de emitir estas medidas", que además ha tachado de "perversas" y "coercitivas", sino también a "aquellos indolentes confesos que las solicitan y las celebran en Venezuela", aludiendo al autoproclamado "presidente encargado" venezolano, Juan Guaidó. "La Justicia venezolana hará lo propio", ha aseverado.

Arreaza ha hecho hincapié en el "rechazo" del país caribeño a las sanciones y ha insistido en que "son evidencias de la comisión de crímenes de lesa humanidad contra el pueblo venezolano".

"Van dirigidas contra nuestra industria petrolera, sus trabajadores y la economía venezolana", ha detallado. "Siguen agrediendo al pueblo de Venezuela, tratando de generar sufrimiento y dificultades", ha zanjado el titular de Exteriores venezolano.

Control sobre el mercado petrolero

Por su parte, Petróleos de Venezuela (PDVSA) también ha expresado su rechazo "categórico" a las sanciones emitidas este martes por el Departamento del Tesoro estadounidense, que ha calificado de "coercitivas", al tiempo que ha expresado su "solidaridad" con Rosneft.

A juicio de PDVSA, la "política de sanciones" estadounidenses tratan de "influir en el sistema de precios, controlar o eliminar los principales actores y en consecuencia, ejercer un control hegemónico del mercado petrolero mundial". "Una suerte de sicariato económico que ejerce el Gobierno del presidente, Donald Trump, en contra de las empresas petroleras que no se subordinan a sus intereses imperiales y de dominación", ha continuado.

Por otra parte, ha señalado que las sanciones tienen como objetivo "la destrucción de la economía" de Venezuela, lo que afecta al "presupuesto de protección socioeconómica del pueblo venezolano, principalmente la compra de alimentos, medicinas y demás artículos de primera necesidad".

Las sanciones

Estados Unidos ha sancionado a Rosneft Trading y a su presidente, Didier Casimiro, por "hacer negocios" con Venezuela, en el marco de la ofensiva anunciada por la Administración norteamericana para aumentar la presión sobre el Gobierno de Nicolás Maduro.

En concreto, el Tesoro estadounidense ha documentado operaciones de la petrolera con crudo venezolano, que incluyen envíos a África y Asia. Las sanciones implican que todas las propiedades e intereses de la compañía y de Casimiro en Estados Unidos quedarán confiscados.