14 ago 2020

Ir a contenido

EL FUTURO DE EUROPA

Tensión creciente entre Londres y Bruselas

Las negociaciones comerciales del 'brexit' no han comenzado aún, pero el ambiente se va caldeando por momentos

Begoña Arce

El negociador jefe del ’brexit’ de la UE Michel Barnier, entre el primer ministro británico, Boris Johnson (izquierda) y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una rueda de prensa el pasado octubre. 

El negociador jefe del ’brexit’ de la UE Michel Barnier, entre el primer ministro británico, Boris Johnson (izquierda) y el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en una rueda de prensa el pasado octubre.  / FRANCISCO SECO (AP)

Las negociaciones comerciales del ‘brexit’ no han comenzado aún, pero entre Londres y Bruselas el ambiente se caldea por momentos. El jefe negociador europeo, Michel Barnier, hizo este miércoles un llamamiento a la “calma” después de un tuit de la oficina del primer ministro británico, Boris Johnson, acusando a los responsables de la Unión Europea de haber “cambiado” su postura sobre un acuerdo de libre intercambio tipo Canadá, que ahora, según los británicos, Barnier considera imposible. En Bruselas el tuit ha sido muy mal recibido y tachado por un responsable comunitario de “profundamente deshonesto”.  

Londres y Bruselas habían expresado en una declaración común, su voluntad de alcanzar un acuerdo “ambicioso”, sin derechos de aduana, ni cuotas. Pero a medida que cada una de las partes va definiendo su posición, aumenta la distancia y el recelo. Los europeos reclaman, a cambio de un acceso al mercado comunitario "sin precedentes” que el Reino Unido respete algunas de sus reglas, especialmente en lo que se refiere a ayudas del Estado, medio ambiente, derecho laboral y fiscalidad. 

Dificultad

Esa petición novedosa en este tipo de acuerdo comercial, se justifica por la cercanía geográfica del Reino Unido. Esa alineación es rechazada de plano por los británicos, que según su jefe negociador, David Frost, pretenden discutir “de igual a igual”, sin que la UE trate de imponer sus propias reglas.

Las negociaciones “van a ser difíciles, quizás incluso más que las de la retirada”, de la UE, afirmó el miércoles Stefan de Rynck, consejero de Barnier, durante un encuentro en la London School of Economics.