03 jul 2020

Ir a contenido

NUEVAS REGLAS

El Reino Unido exigirá inglés y una oferta de trabajo cualificado a los inmigrantes

El Gobierno de Boris Johnson presenta un sistema de puntos que deja fuera a los empleados no cualificados

Reuters

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una imagen de archivo / FOTO: JEREMY SELWYN (AFP) / VÍDEO: EUROPA PRESS

El Gobierno británico priorizará el acceso al mercado laboral del Reino Unido de los inmigrantes altamente cualificados según un nuevo sistema para regular la inmigración después del 'brexit' que este miércoles ha presentado el Ejecutivo de Boris Johnson. El plan pretende también "poner fin a la dependencia de obra de mano barata de Europa".

La preocupación por el impacto de los altos niveles de inmigración procedentes de países de la Unión Europea fue uno de los principales argumentos de los defensores de la salida de la UE en el referéndum del 2016 y el Gobierno ya anunció sus planes para reducir drásticamente estas cifras.

El nuevo sistema de aceptación de trabajadores extranjeros asignará puntos para determinadas habilidades, cualificaciones, salarios o profesiones y solo otorgará visados a los que alcancen un mínimo de puntos. Entre los requisitos principales estará el dominio del inglésEntrará en vigor el 1 de enero del 2021 y tratará igual a los ciudadanos de la UE y los del resto del mundo.

"Control total"

"Por primera vez en décadas, el Reino Unido tendrá control total sobre quién llega a su país y cómo funciona el sistema de inmigración", sostiene el Gobierno en un documento sobre las políticas que avalan el plan.

Sin embargo, los empresarios han rechazado el nuevo plan subrayando que muchas compañías dependen de la mano de obra extranjera y advirtiendo de que si se aplican estas medidas faltarán trabajadores para atender los cultivoscuidar a los enfermos y en el sector de la restauración, un déficit que podría socavar a la quinta economía más grande del mundo.

Según la nueva legislación, los ciudadanos de la UE no necesitarán visado para estancias inferiores a seis meses.

Dominio del inglés

El Ministerio de Interior (Home Office) ha seguido las recomendaciones hechas el mes pasado por el Comité Consultivo sobre Inmigración (MAC), un organismo independiente que asesora al Gobierno, para reducir el umbral del salario mínimo general a los migrantes cualificados de 30.000 libras (36.000 euros) a 25.600 (30.827 euros).

Los demandantes de empleo en el Reino Unido deberán cumplir con criterios que incluyen habilidades específicas para el puesto en cuestión y el dominio del inglés, además de contar con una oferta de trabajo. No habrá una ruta de entrada específica para los trabajadores poco cualificados, algo que el Gobierno espera que ayude a reducir la cantidad de inmigrantes.

El MAC estima que el 70% de los trabajadores europeos que han llegado al Reino Unido desde el 2004 no hubieran podido optar a un visado.

Los estudiantes estarán cubiertos por el sistema basado en puntos y habrá iniciativas separadas para científicos, graduados, trabajadores del Servicio Nacional de Salud y aquellos del sector agrícola.