02 dic 2020

Ir a contenido

Reservas indígenas

Bolsonaro dice que quiere a la Amazonia pero sin renunciar a sus riquezas

El presidente de Brasil presentó un polémico proyecto de ley que permite la explotación de los recursos naturales de esta área que ha sido azotada por los incendios y la deforestación

El Periódico

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro. / Europa Press

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, reafirmó que su Gobierno quiere "preservar la Amazonia" pero sin renunciar a sus riquezas, al defender un polémico proyecto de ley que permite la minería y la generación de energía eléctrica en las reservas indígenas.

"Nosotros queremos que sea preservada (la Amazonia), pero también que sus bienes no se queden allí, simplemente escondidos, para siempre. Queremos la Amazonia cada vez más brasileña", dijo el mandatario en un acto oficial en Brasilia con motivo de la creación del Consejo Nacional de la Amazonía.

Desastre ecológico

El gobernante ultraderechista espera que ese nuevo organismo sea la respuesta a aquellos que le critican por su agresiva política medioambiental, en especial tras los devastadores incendios del año pasado, que en agosto fueron los peores en una década, y los alarmantes datos de deforestación.

La Amazonia brasileña perdió 9.762 kilómetros cuadrados de su cobertura vegetal entre agosto de 2018 y julio de 2019, el peor dato registrado desde 2008 y un 29,5 % superior con respecto al mismo periodo del año anterior.

Al frente del nuevo consejo estará el vicepresidente brasileño, Hamilton Mourao, quien tendrá como objetivo impulsar acciones para la protección y el desarrollo sostenible del mayor bosque tropical del planeta.

Nuevas leyes para la Amazonia

En su discurso, Bolsonaro aprovechó para defender un proyecto de ley, ya en manos del Congreso para su análisis, que establece condiciones específicas para reglamentar la explotación de recursos minerales, petróleo y gas, así como la construcción de hidroeléctricas en tierras indígenas.

"Es un proyecto de modo que va a depender del Parlamento que nuestros hermanos indios, si así lo desean, podrán hacer en su tierra todo aquello que su colega blanco hacendado hace a su lado", explicó.

No obstante, según el texto, los indígenas podrán vetar la autorización para el "garimpo" (minería artesanal) en sus tierras a personas que no pertenezcan a su etnia, pero no otras actividades o proyectos en sus territorios, para los que serían únicamente escuchados.

Protección a los pueblos indígenas

El líder ultraderechista quiso dejar "bien claro" que "nadie está en contra de la debida protección y tierra a los hermanos indios", pero consideró que la política de demarcación de reservas indígenas ha sido "abusiva" con un "14 % del territorio nacional" protegido. "La Amazonía realmente nos pertenece", dijo para reivindicar la soberanía de Brasil sobre "ese pedazo tierra más rico, no solo de Brasil, sino del mundo".

Por su parte, Mourao dijo sentirse "orgulloso" de formar parte de un Gobierno que tiene "el coraje" de asumir "pública e institucionalmente la tarea de proteger, preservar y desarrollar la Amazonia brasileña". A la ceremonia también asistieron una buena parte de los ministros del Gobierno de Bolsonaro, entre ellos los de Exteriores, Justicia y Seguridad Pública, Medio Ambiente y de Minas y Energía.