01 dic 2020

Ir a contenido

El conflicto venezolano

Rusia renueva su apuesta por Maduro en respuesta a la política de Trump

En medio de nuevas sanciones norteamericanas, el ministro de Exteriores, Serguei Lavrov visitó Caracas donde anunció el fortalecimiento de la cooperación bilateral

Según la agencia rusa Interfax, los contratos en el campo técnico militar entre Rusia y Venezuela rondan los 11.000 millones de dólares

Abel Gilbert

Venezuela y Rusia acordaron profundizar la cooperación económica y militar.

Venezuela y Rusia acordaron profundizar la cooperación económica y militar. / EFE

El conflicto político venezolano acaba de mostrar de manera cabal hasta qué punto forma parte de un tablero internacional más vasto. Pocas horas después de que Donald Trump e incluso la demócrata Nancy Pelosi consideraran al diputado Juan Guaidó la autoridad institucional provisoria de Venezuela, el ministro de Asuntos Exteriores Ruso, Serguéi Lavrov, respaldó en Caracas de manera categórica al presidente Nicolás Maduro así como las negociaciones que lleva adelante el Palacio de Miraflores con un sector minoritario de la oposición.

"Nuestro enfoque es que cualquier crisis, incluso en Venezuela, puede ser solucionada a través de medidas políticas y diplomáticas con el diálogo inclusivo entre venezolanos", dijo Lavrov durante su breve aunque elocuente visita, precedida por una escala en México y Cuba.

Llamativamente, el enviado de Vladimir Putin se absutvo de entrevistarse con Luis Parra, quien en enero se autoproclamó presidente del Congreso, el mismo cargo que tiene Guaidó, con el guiño del madurismo. En ese momento, Moscú reconoció  la legitimidad del diputado que decidió desafiar a la oposición más radicalizada.

"Reiteramos nuestra solidaridad y respeto al pueblo venezolano y al Gobierno en su lucha contra las presiones de EE.UU. (...) Condenamos todo tipo de métodos como chantajes y sanciones que van en contra de la carta de las Naciones Unidas, incluyendo la intervención a países soberanos" añadió.

A su vez, Lavroz dejó constancia de que la Federación Rusa ha tomado nota de las advertencias realizadas por Guaidó en Miami y que están relacionadas con la hipótesis de una intervención militar norteamericana para desplazar a Maduro. "La crisis que está alrededor de Venezuela procede de los intentos de empezar una campaña grande con el fin de derrocar el Gobierno legítimo utilizando todas las opciones", dijo. Esa campaña, precisó, contempla “incluso el uso de la fuerza”.

El "hermano" Lavrov

Maduro recibió alborozado a Lavrov y lo llamó "hermano" para resaltar los lazos políticos que lo anudan a Moscú. Fue el ministro ruso el encargado de informar que ambos países acordaron "profundizar” la cooperación bilateral.

"Es importante desarrollar la cooperación técnico-militar para incrementar la capacidad de defensa ante las amenazas de afuera", expresó.   Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero ruso Sukhoi Su-30 , cuyas características se consideran similares a las del F-15E Strike Eagle estadounidense, así como con armamento antiaéreo y radares de tecnología rusa. 

También se levanta en Venezuela una fábrica de fusiles automáticos Kaláshnikov, un arma que en la actualidad ya emplean las Fuerzas Armadas de Venezuela. Según la agencia rusa Interfax, los contratos en el campo técnico militar entre Rusia y Venezuela rondan los 11.000 millones de dólares.

Las sanciones son inaceptables

Para Moscú son también "inaceptables las sanciones e intentos de uso extraterritorial de legislaciones nacionales tras restricciones ilegales", aseguró en referencias a las sanciones de los departamentos de Estado y Tesoro de Estados Unidos. La diplomacia rusa, dijo, llevará el tema al Consejo de Seguridad de la ONU.

A su vez, Lavrov se hizo eco de los mismos diagnósticos de su anfitrión al considerar que las sanciones económicas norteamericanas contra Caracas son "ilegales" y representan "la principal razón" la debacle recesiva en Venezuela. En este contexto, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió bloquear las 40 aeronaves de la flota de Conavisa, la aerolínea estatal venezolana. "El régimen de Maduro depende de Conavisa para trasladar a funcionarios corruptos en todo el mundo", justificó Washington.

Nueva visita de Zapatero

Maduro recibió además al ex jefe de Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, quien participó años atrás de las fallidas mediaciones para que el Gobierno y la oposición encuentren una salida consensuada al enfrentamiento que se ha agudizado a partir de 2014. Zapatero se entrevistó con la vicepresidenta Delcy Rodríguez, quien semanas atrás fue la protagonista de la controvertida escala en Barajas. Es la trigésima octava ocasión que el ex presidente llega a Venezuela desde 2016.