24 oct 2020

Ir a contenido

CARRERA A LA CASA BLANCA

Quién es Pete Buttigieg, el ganador de las primarias demócratas en Iowa

Veterano de la guerra de Afganistán, de 38 años y homosexual, destaca por su excelente oratoria y su gran capacidad para recaudar fondos

AFP

Pete Buttigieg, durante un mitin en New Hampshire este martes.

Pete Buttigieg, durante un mitin en New Hampshire este martes. / SPENCER PLATT (AFP)

El ganador de las elecciones primarias del Partido Demócrata en Iowa, Pete Buttigieg, es todo lo opuesto al actual inquilino de la Casa Blanca, Donald Trump, y él mismo no se cansa de repetir que no tiene nada que ver con el 'establishment' de Washington.

Muy joven -38 años-, abiertamente homosexual -en el 2018 contrajo matrimonio con Chasten Glezman-, y militar retirado -fue a la guerra de Afganistán-, Buttigieg ocupó desde el 2012 y hasta el pasado 1 de enero la alcaldía de South Bend, una ciudad de 101.000 habitantes situada en el norte del estado de Indiana.

"Pete", como le llaman los voluntarios de su campaña por lo impronunciable de su apellido, ha sabido superar su juventud, su falta de experiencia nacional y su déficit de notoriedad en la campaña desde que hace un año decidió participar en la carrera demócrata a la Casa Blanca.

Experiencia como militar

Es un orador excelente y ha destacado por su tono calmado y confiado, y su aparente conocimiento de los temas clave, poniendo de relieve su experiencia militar. Pasó seis meses en Afganistán. Se las ha apañado para aparecer como un 'outsider' creíble frente a sus rivales demócratas.

De hecho, no se ha cansado de repetir que su condición de recién llegado a la política nacional no es única en la historia de las elecciones presidenciales. Y lo ha presentado como una garantía. "Cada vez que mi partido ha llegado a la Casa Blanca en los últimos 50 años, lo ha hecho gracias a un candidato nuevo en la política nacional, centrado en el futuro, no moldeado por el estilo de vida de Washington y allanando el camino para una nueva generación", dijo en un mitin el pasado fin de semana en Waterloo, Iowa.

Ha presentado algunas posiciones progresistas, pero está convencido de que sus opiniones más moderadas sobre la cobertura de salud y los impuestos podrían convencer a los votantes centristas, especialmente a los independientes y republicanos que votaron por Trump pero que ahora desean una opción alternativa para poner punto final a una presidencia marcada por la división política.

Gran recaudador de fondos

Traducir su victoria en Iowa en un éxito electoral más amplio será una tarea titánica. A pesar de su impresionante capacidad para recaudar fondos, las encuestas nacionales solo lo colocan en quinta posición por su déficit de notoriedad en comparación con los candidatos más conocidos como Joe Biden Bernie Sanders.

También adolece de un apoyo muy débil entre los votantes negros, un electorado clave para los demócratas.

En los últimos meses, este joven graduado en Harvard y que habla siete idiomas, ha preferido enfatizar su fe cristiana en lugar de su matrimonio con un hombre.