CUENTA ATRÁS PARA EL 'BREXIT'

Británicos en busca de un DNI

Ilustres ingleses residentes en España se disponen a solicitar la nueva nacionalidad para evitar convertirse en extranjeros extracomunitarios en su país de acogida

La mayoría está preocupada por la pérdida de derechos que acarreará el la salida de Reino Unido de la UE y reconoce sentir desafecto hacia su país de origen por culpa del Brexit

Michael Robinson, James Rhodes y John Carlin.

Michael Robinson, James Rhodes y John Carlin. / M. FRADERA / F. ROMERO / J. CORTADELLAS

10
Se lee en minutos
Juan Fernández
Juan Fernández

Periodista

ver +

A tres años y medio del referéndum del 'brexit' y a punto de hacerse efectiva la salida del Reino Unido de la Unión Europea, la comunidad británica residente en España encara entre resignada e inquieta la nueva etapa de las relaciones entre su país de origen y el de acogida. En su día se opusieron al 'brexit', algunos con una fuerte apuesta personal, pero el 31 de enero ya está aquí. Para evitar convertirse en extranjeros extracomunitarios, la mayoría se dispone a solicitar la nacionalidad española. Su tranquilidad se llama DNI.

Michael Robinson

Comentarista deportivo y exfutbolista

"No reconozco a mis paisanos"

ferran sendra

"Lo único bueno que va a pasar el 31 de enero es que al fin se van a acabar los tres años de melodrama lamentable y vergonzoso que llevamos a cuento del 'brexit'. Mi sentimiento sigue siendo de indignación. Ni se me ha ido el cabreo que tengo con los británicos por la decisión que tomaron en el referéndum, ni he olvidado lo mucho que lloré aquella noche al conocer el resultado.

No reconozco a mis paisanos, me producen mucha vergüenza. Todas las ventajas que pudiera obtener Reino Unido con el 'brexit' se quedan en nada al lado del ridículo tan grande que han hecho. Nunca pude imaginar que la gente votara para separar, en vez de para unir. Mi padre luchó para liberar a los europeos del fascismo. A veces me pregunto: ¿Para qué? ¿Para ahora darles la espalda y decirles: no os queremos? Son como niños pequeños que dicen en el patio del colegio: mi balón es mío y solo es para mí. Es ridículo.

Ya he iniciado los trámites para sacarme la nacionalidad española. Me niego a ser extranjero en el país que me ha abierto sus brazos y sus hogares. No soy una persona muy patriótica, a mí las banderas me excitan poco, pero tampoco me alegra pensar que cuando tenga la nacionalidad española, seré un extranjero cuando visite mi país. Esto solo ha traído problemas, pero ningún beneficio".

John Carlin

Periodista

"Quiero seguir siendo ciudadano europeo"

JOAN CORTADELLAS

"La sensación que tengo es de alivio. Después de tres años y medio peleando hasta en lo más íntimo con ese perro rabioso que es el 'brexit', al fin ya no está en mi vida. Se acabó, fuera, punto y final. Me siento como en esos matrimonios complicados en los que uno de los dos ha estado batallando para salvar la relación y, viendo que es imposible, llega un momento en que dice: se acabó, ahí te quedas, que te jodan. Te sientes mal, porque sabes que has perdido, pero también te sientes liberado.

A continuación, hay que tomar decisiones. De momento, hace dos meses dejé mi piso de Londres y me instalé definitivamente en España. Soy hijo de española e inglés, así que tengo la doble nacionalidad, pero hace poco me saqué el DNI español como quien se hace un seguro de vida. Antes del 'brexit', no se me habría pasado por la cabeza solicitarlo, ya iba bien con mi pasaporte británico y mi doble nacionalidad, pero me temo que a partir de ahora lo voy a necesitar. Quiero seguir siendo ciudadano europeo.

¿Qué va a pasar en el futuro? No lo sé, y me preocupa. Los 'brexiters' se imaginan este viernes como el día de la independencia, pero en realidad no creo que de momento cambien tantas cosas. Habrá mucho dramatismo, pero pocos efectos prácticos. Aún quedan meses de negociación y nadie sabe cómo acabarán. La posibilidad del 'brexit' duro sigue estando sobre la mesa".

James Rhodes

Pianista y escritor

"No quiero saber nada del Reino Unido"

felipe romero

"Mi relación actual con Reino Unido se reduce a un buen amigo y a mi abuela, que tiene 96 años. En febrero iré a verla, como hago de vez en cuando. Cuando ella ya no esté, no me imagino volviendo por allí. No quiero saber nada de ese país racista y sucio donde la comida es una porquería y todo es súper caro. Si alguien tiene depresión, le recomiendo que se vaya un tiempo a vivir al Reino Unido y a continuación regrese a España. Se le quita la depresión en un día.

Mi antiguo país simboliza todo lo que detesto. No siento pena por los británicos, han sido libres para elegir y han elegido el miedo. Han hecho la mayor chapuza de nuestra historia. Se han tragado las mentiras que les contaban los del 'brexit' sin rechistar y han elegido vivir solos antes que a lado de más gente. Pues muy bien, que os den. En el fondo, han caído en la misma trampa que la ultraderecha está usando en España y en otros países, consistente en asustar a la población para que sienta miedo. A mí me da miedo el miedo de la gente.

A mí, al menos, me queda España. Ahora mismo, lo que más ilusión me hace es sacarme el pasaporte español. El día que lo tenga en mis manos, va a ser uno de los más felices de mi vida. Después de venir de Inglaterra, España es para mí como estar en Disneilandia.

Christopher Dottie

Presidente de la Cámara de Comercio Británica en España

"Temo que mis hijos pierdan derechos"

el periódico

"Nací en Liverpool en la madrugada del 1 de enero de 1973, justo el día en que Reino Unido entraba en la Comunidad Económica Europea, y siento que mi vida ha estado marcada por este acontecimiento. De hecho, a mi hermanita melliza y a mí nos sacaron en la prensa local y nos presentaron como los 'euro-twins' por ser los primeros británicos plenamente europeos.

Desde entonces, me he beneficiado mucho de formar parte de la UE. He vivido en varios países, he hecho muchos negocios en Europa y hoy resido en Barcelona, donde han nacido mis hijos. Por eso, el 'brexit' me produce una profunda tristeza. Lo vivo como algo personal.

También me siento culpable. Yo tengo mi vida encauzada, dispongo de un trabajo fijo en España y el futuro no me inquieta, pero pienso en mis hijos y en otros británicos que residen en Europa en situación parecida, y me preocupo mucho. Mis hijos se han criado en la calle Balmes de Barcelona, pero tienen nacionalidad británica y, de pronto, se han convertido en extranjeros en España, que también es su país. Por eso, he decidido iniciar los trámites para sacarles la nacionalidad española. Temo que pierdan los derechos de ser europeos. Son catalanes, españoles, británicos y ciudadanos de Europa. Nunca entenderé que nos obliguen a elegir".

Sue Wilson

Presidenta de la asociación 'Bremain in Spain', opuesta al 'brexit'

"Será uno de los días más tristes de mi vida"

el periódico

"Desde el referéndum, he experimentado todas las fases del dolor: conmoción, ira, depresión, negación, y solo ahora, finalmente, he llegado a la aceptación. El 31 de enero será uno de los días más tristes de mi vida.

Para muchos de los británicos que vivimos en España, la protección que brinda el tratado del acuerdo de Salida nos da cierta tranquilidad, pero nuestra relación con el Reino Unido se ha dañado, tal vez para siempre. Esa no es la sociedad tolerante, abierta e inclusiva que conocí, ni el país que amé. Voy regularmente a ver a mi anciana madre, pero ya no disfruto de ese viaje, siempre estoy deseando volver a España. Aquí están mis amigos y mi futuro.

Vivo desde hace 13 años en Alcossebre (Castellón), estoy jubilada, cobro una pensión de mi país y mi atención médica está financiada por el Reino Unido. Todo esto seguirá igual, pero hasta que no se cierre el acuerdo comercial, no sabremos el impacto que el 'brexit' tendrá en nuestras vidas. El tipo de cambio es un dato muy importante para los que cobramos en libras y pagamos en euros. Tengo muchos amigos que están planteándose seriamente adquirir la ciudadanía española ahora. Yo me lo estoy pensando. Estoy orgullosa de ser europea, pero ya no me siento orgullosa de ser británica".

Tom Burns

Periodista y escritor. Oficial de la Orden del Imperio Británico

"No habrá tantos cambios como se anuncian"

EUROPA PRESS

"El 31 de enero será una jornada llena de simbolismo, pero cuando se acaben los fuegos artificiales descubriremos que en la vida práctica de la gente no hay tantos cambios como se anuncian. España es la Florida de Europa y le interesa que los jubilados británicos que viven en la costa estén a gusto y conserven sus derechos. ¿Que ya no podrán votar a los alcaldes de los ayuntamientos? Bueno, no me parece tan grave.

Tampoco creo que el 'brexit' vaya a ser la ruina para la economía británica. Llevan anunciando el apocalipsis desde el referéndum, pero las cuentas nacionales se mantienen igual. Ahora empieza a negociarse el pacto comercial, pero a Reino Unido y Europa les conviene llegar a un buen acuerdo. Creo que tendrán más tranquilidad que antes para alcanzarlo.

Llevo 40 años viviendo en España, mi madre, mi mujer y mis hijos son españoles, pero hasta ahora había conservado la nacionalidad británica y vivía como residente comunitario. Ahora voy a pedir la española, pero no por cuestiones sentimentales, sino prácticas. Me sigo sintiendo tan inglés como antes, pero creo que aquí no se han entendido las razones del 'brexit'. Lo único que pedían los británicos era recuperar el control de sus vidas y ser dueños de su destino".

Chris Stewart

Escritor. Ex batería de Genesis

"El 'brexit' me obliga a elegir, y yo elijo España"

ALBERT BERTRAN

"Después de 30 años viviendo en la Alpujarra, estos días ando liado con la gramática española. En el examen para obtener la ciudadanía española, me exigen saber manejarla, y hasta ahora me había preocupado más de hacerme entender que de hablar un correcto castellano. Yo habría preferido seguir como estaba, como uno más de tantos británicos que residen en España, pero el 'brexit' me ha obligado a elegir, y lo he tenido claro: prefiero ser español.

No porque tenga nada contra mi país de origen. Al contrario, me encanta la cultura inglesa y me siento muy británico, aunque no soy nada nacionalista. Pero necesito seguir siendo ciudadano europeo, no extracomunitario. Me quedo a este lado del Canal de la Mancha.

Voy a menudo a Inglaterra a visitar a mi madre y a mis editores, y sigo sin entender cómo mis paisanos pudieron creerse todas las mentiras del 'brexit', tan obvias y absurdas. Esto me ha enfurecido mucho con mi país. No me apetece volver. Mis huesos se quedarán en España.

A estas alturas de mi vida, creo que el 'brexit' tendrá poco impacto en mi día a día. Eso sí, me tendré que acostumbrar a la cerveza española, que detesto. Antes compraba marcas inglesas en tiendas de la Costa del Sol. Ahora, con los problemas aduaneros, me temo que será más difícil".

Mark Howard

Director del British Council en España

"Los británicos seguiremos siendo europeos e internacionales"

ALBERTO R. ROLDÁN

"Lo que más me apasiona de mi trabajo es ver a jóvenes españoles estudiando en Reino Unido y a las nuevas generaciones de británicos cada vez más interesadas en aprender español. El diálogo que posibilita el aprendizaje de ambos idiomas es fascinante, porque nace de la educación y tiene un reflejo en la cultura, el turismo, la economía y la forma de vida de españoles y británicos. Estoy convencido de que ese diálogo va a seguir estando vivo, más allá de fechas clave y de organismos internacionales.

Noticias relacionadas

El 'brexit' no va a impedir que yo siga siendo un ciudadano británico residente en España. Me he inscrito como residente en el padrón del ayuntamiento, que es un trámite que ha de realizar cualquier británico que tenga previsto vivir en España durante más de tres meses. En el corto plazo, no preveo cambios en mi vida por la salida de Reino Unido de la Unión Europea, pero a medio y largo plazo siento incertidumbre. Soy optimista, confío en que las negociaciones salvaguarden los derechos de los ciudadanos de ambos países y se mantenga la colaboración y el reconocimiento mutuo en materia educativa.

El 'brexit' tampoco va a impedir que los británicos sigamos siendo europeos, liberales e internacionales.  La nueva situación es un hecho que hay que respetar y aceptar. La confianza y el entendimiento mutuo que promulgamos en el British Council tienen ahora, más que nunca, todo el sentido".