21 oct 2020

Ir a contenido

CONFLICTO PALESTINO-ISRAELÍ

Los palestinos rechazan con contundencia el Acuerdo del Siglo de Trump

Bahrein, Omán, Emiratos Árabes y Arabia Saudí apoyan sin fisuras la iniciativa

La ONU y la UE mantienen silencio sobre el plan de paz presentado por Trump y Netanyahu

Ana Alba

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu (izquierda) y el presidente de EEUU, Donald Trump, este martes, durante la presentación del acuerdo para Oriente Próximo. 

El primer ministro israelí, Binyamin Netanyahu (izquierda) y el presidente de EEUU, Donald Trump, este martes, durante la presentación del acuerdo para Oriente Próximo.  / SHEALAH CRAIGHEAD (DPA)

El Acuerdo del Siglo para establecer la paz entre israelís y palestinos ha dejado de ser un misterio aunque su contenido, que no respeta el derecho internacional, no ha sorprendido casi a nadie. El presidente de EEUU, Donald Trump, y el primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, lo presentaron de la mano en una ceremonia, el martes, en la Casa Blanca.

Los palestinos lo han rechazado frontalmente, algo que habían anunciado hacía tiempo, a medida que Trump reconocía Jerusalén como capital de Israel y los Altos del Golán sirios como territorio israelí, trasladaba la Embajada de EEUU de Tel-Aviv a Jerusalén, arremetía contra la Agencia de la ONU para los Refugiados de Palestina (UNRWA) y retiraba ayudas económicas a los palestinos. El anuncio de la propuesta se ha cobrado más de 40 heridos palestinos en protestas en Cisjordania reprimidas por el Ejército israelí, según ha confirmado este miércoles la Media Luna Roja. Anoche hubo manifestaciones también en Gaza.

El presidente palestino, Mahmud Abás, ha vuelto a cargar hoy contra el plan, al que define como “la bofetada del siglo”, mientras la ONU y la Unión Europea guardan silencio con expresiones como: “No hemos recibido ninguna solicitud de ningún miembro de la ONU” sobre el plan de paz.

División árabe

Algunos países europeos han preferido no hacer declaraciones y otros han indicado que “están estudiando el tema”.
Los árabes se han mostrado divididos. Unos han dado apoyo incondicional al plan -Baréin, Omán, Emiratos Árabes Unidos-. El gran aliado de Trump en el Golfo Pérsico, Arabia Saudí, ha suscrito su respaldo a la causa palestina, pero ha acogido bien la propuesta. Incluso Egipto, tradicional mediador entre los palestinos en Gaza e Israel, no la ha rechazado de entrada y ha sugerido que merece “un estudio más profundo”.

En cambio, Jordania ha subrayado que el único camino hacia la paz es la creación de un Estado palestino en las fronteras anteriores a la guerra y la ocupación israelí de 1967. Los palestinos no parecen estar muy arropados en su lucha. En una intervención ante representantes de facciones palestinas, incluidas las islamistas Hamás -que controla la Franja de Gaza- y la Yihad Islámica, en la sede de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), en Ramala, Cisjordania -territorio palestino ocupado por Israel-, Abás ha sido contundente: “Decimos miles de veces: No, no y no al Acuerdo del Siglo”.

Petición de contraoferta

Abás, que el martes habló por teléfono con Trump sobre el plan durante una hora y media, se ha mostrado convencido de que la propuesta “no pasará” y “nuestro pueblo la mandará al basurero de la historia”. Pero como si oyera llover, el secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, ha instado hoy a Abás a presentar “una contraoferta” que pueda suscitar el entusiasmo israelí.

Abás lo ha dejado claro: “Jerusalén no está en venta” y los derechos de los palestinos, tampoco. “¿Aceptaremos un Estado sin Jerusalén? Es imposible”. Y ha asegurado que su pueblo “está comprometido a luchar contra el terrorismo, pero el mundo tiene que entender que este pueblo merece una vida”.

El Acuerdo del siglo, que sienta las bases para la anexión israelí de las colonias judías en Cisjordania, empezando por los agrícolas de la fértil zona palestina ocupada del Valle del Jordán, reafirma también la soberanía israelí sobre Jerusalén y obliga a los palestinos a desarmarse y renunciar al retorno de los refugiados para obtener algo similar a un mini-Estado.

El Gobierno israelí tenía previsto empezar ya a votar sobre la anexión del Valle del Jordán el domingo que viene, pero esta tarde ha anunciado que sería prematuro hacerlo.