23 feb 2020

Ir a contenido

DIVORCIO EN LA FAMILIA EUROPEA

El 'brexit' entra en su recta final

Los presidentes de Consejo Europeo y Comisión Europea, Charles Michel y Ursula von der Leyen, firman los papeles del divorcio

La Eurocámara ratificará en pleno el acuerdo el próximo 29 de enero y despedirá con una ceremonia íntima a los 73 eurodiputados

Silvia Martinez

Ursula von der Leyen y Charles Michel, han firmado este viernes el acuerdo del ’brexit’.

Ursula von der Leyen y Charles Michel, han firmado este viernes el acuerdo del ’brexit’.

El documento del divorcio entre la Unión Europea y el Reino Unido ya tiene la rúbrica de los presidentes del Consejo Europeo y de la Comisión Europea. Sin  pompa ni medios de comunicación delante y en un despacho de la sede del Consejo, el belga Charles Michel y la alemana Ursula von der Leyen han completado el trámite con la firma del documento que todavía deberá ser ratificado por el pleno del Parlamento Europeo en votación el próximo 29 de enero.

“Las cosas cambiarán de forma inevitable pero nuestra amistad permanecerá. Empezamos un nuevo capítulo como socios y aliados. Deseando escribir juntos esta nueva página”, ha escrito Michel en su cuenta de Twitter tras estampar su firma junto a von der Leyen y ante la atenta mirada del negociador jefe del 'brexit', Michel Barnier

El siguiente paso ahora es que el primer ministro británico, Boris Johnson, que ya tiene el consentimiento preceptivo de la reina Isabel II, firme los papeles del divorcio este viernes. Se trata del texto de más de 500 páginas en la que se detallan los derechos de los que gozarán los ciudadanos europeos, la factura a pagar por Londres y el mecanismo para evitar el regreso de una frontera dura a la isla de Irlanda, además de un protocolo específico sobre Gibraltar. 

Ceremonia en la intimidad

La comisión de asuntos constitucionales de la Eurocámara ya avaló el acuerdo este pasado jueves, con 23 votos a favor y 3 en contra, y está previsto que el pleno del Parlamento Europeo se pronuncie el 29 de enero en Bruselas. La votación, que requiere una mayoría simple, estará precedida de un debate de dos horas y una breve ceremonia de despedida que no tendrá lugar en el hemiciclo sino en la intimidad de la sala Yehudi Menuhin de la Eurocámara para decir adiós a los 73 eurodiputados británicos. Según han explicado fuentes de la Eurocámara, al acto asistirá el presidente, David Sassoli, que pronunciará un breve discurso de adiós, los presidentes de los grupos políticos así como Michel Barnier. Como colofón, recibirán un diploma y un libro de la Casa de la historia europea.

“Es el momento más triste de mi carrera política. El acuerdo será aprobado en el Parlamento Europeo porque los Estados miembros quieren este acuerdo pero no puedo apoyar ni apoyaré algo que se que va a ser un error histórico para el Reino Unido y para la UE”, ha avisado este viernes el laborista británico Seb Dance que se rebelará votando en contra. Un desafío que previsiblemente no tendrá mayores consecuencias ya que se espera una aprobación generalizada.

Bajada de la Union Jack

Cumplido el trámite parlamentario, el último paso será la ratificación final por parte de los 27 gobiernos de la UE que se producirá por procedimiento escrito un día después, el 30 de enero, a tiempo para la salida británica el 31 de enero a medianoche y que pondrá fin a más de 45 años de matrimonio. Un acto que en el caso del Parlamento Europeo se visibilizará con la bajada de la bandera británica que ondea delante de la sede del Parlamento Europeo. Será pasada la medianoche y se encargará de ello un ujier de la cámara que entregará la Union Jack a los servicios de protocolo que posteriormente la depositarán en la Casa de la historia europea situada junto al Parlamento Europeo.

El 1 de febrero comenzará un período de transición que se prolongará hasta el 31 de diciembre de 2020. Durante este período el Reino Unido seguirá formando parte del mercado interior y la unión aduanera pero no tendrá ni voz ni voto en las decisiones que se tomen en las instituciones europeas. No contará con representante en el colegio de comisarios, ni eurodiputados en la Eurocámara ni sus ministros acudirán a las reuniones del Consejo de ministros de la UE. Durante este plazo de once meses ambos bloques tendrán que negociar el nuevo pacto comercial que regirá las relaciones futuras entre ambos bloques. Un período que la Unión Europea ya ha dicho que considera insuficiente pero que Johnson no tiene intención de ampliar.