05 abr 2020

Ir a contenido

CRISIS POLÍTICA

Di Maio presenta su renuncia como líder del M5S

El ministro de Exteriores abandona tras el desastre de su formación en las elecciones europeas de mayo

Irene Savio

El ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio, saluda al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, este viernes en Bruselas.

El ministro de Exteriores italiano, Luigi Di Maio, saluda al jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, este viernes en Bruselas. / FRANÇOIS LENOIR (REUTERS)

El experimento del Movimiento 5 Estrellas (M5S), el partido de laboratorio que antaño supo recoger mejor el malestar social en Italia, ha sufrido su esperada implosión. Y el estruendo no ha sido poca cosa. A pocas semanas de un importante congreso de la formación, en marzo, y antes de las complicadas elecciones regionales de este domingo en Emilia Romaña, Luigi Di Maio ha presentado este miércoles su renuncia al frente del M5S, abriendo la puerta a una crisis sin precedentes para la formación.

“Hice lo mejor que pude para defender (a este partido) de las trampas que ha habido en el camino. La historia nos dice que algunos nos traicionaron”, dijo Di Maio en un largo discurso en el que habló de “fuego amigo” y “vendetas”, a la vez que citó a Aldo Moro, el influyente líder democristiano asesinado en 1978 por las Brigadas Rojas. “Los peores enemigos ha sido los que no imaginaba tener”, insistió. Su sustituto de manera temporal será el senador Vito Crimi, conocido por su desconfianza hacia la prensa. 

Rumor creciente

En verdad, el rumor ya corría desde hace semanas. El desastre de las elecciones europeas del mayo pasado (en las que el M5S apenas obtuvo un 17%), los continuos abandonos y expulsiones de parlamentarios del M5S (que suman unos 30), y la guerra fratricida que se desató en los últimos meses dentro de este partido han sido el punto de quiebra final que llevó a la decisión de Di Maio, según confirmaron observadores e integrantes de la formación consultados por este diario. 

"Creo que se ha sentido consumido por los continuos ataques internos. Un cosa es que te ataquen tus adversarios, otra es que lo hagan los tuyos”, argumentó el diputado Sergio Battelli, cercano a Di Maio. "Un factor fundamental fue la toma de conciencia de Di Maio de que ya no tenía el control de los grupos parlamentarios", añadió Luca De Carolis, periodista del diario 'Il Fatto Quotidiano', quien fue el primero (eran los primeros días de enero) en informar sobre el paso que el político meditaba desde hace un mes. "Aunque tal vez, con esta maniobra, Di Maio también ha querido demostrar que sin él, el M5S tendrá grandes dificultades", puntualizó De Carolis.

Fin de una etapa

La marcha de Di Maio cierra una etapa dentro del M5S. El político, de 33 años y originario de Avellino (Campania), había llegado a ser líder de su partido en septiembre del 2017, cuando remplazó a uno de los fundadores de esta formación, el cómico Beppe Grillo. Pero el punto de no retorno fue la alianza con la ultraderecha de Matteo Salvini, el líder de la Liga y quien erosionó el consenso de los grillitos, poniendo así en discusión también el liderazgo del joven líder.

La incógnita es ahora qué consecuencias tendrá esta decisión para el M5S o el Gobierno que esta formación creó en agosto pasado con el Partido Demócrata (PD). “Personalmente pediré que todos los que le criticaron ahora asuman sus responsabilidades”, dijo, en esta línea, el diputado Battelli. “¿Si lo considero una buena noticia? No, tenemos un compromiso con personas que respetamos”, añadió por su parte Nicola Zingaretti, jefe del PD.