08 ago 2020

Ir a contenido

CONTROVERSIA EN EL REINO UNIDO

El príncipe Enrique lamenta su salida de la Casa Real

El duque de Sussex se reunió con Boris Johnson al que informó de sus planes futuros

La Cumbre de Inversión Reino Unido-África es el último acto fijado en su agenda oficial

Begoña Arce

El duque de Sussex, príncipe Enrique.

El duque de Sussex, príncipe Enrique. / Europa Press

El príncipe Enrique ha podido informar personalmente al primer ministro Boris Johnson este lunes de sus planes para la nueva etapa que inicia ahora al margen de la familia real británica. El encuentro privado cara a cara ha durado 20 minutos y ha tenido lugar en el marco de la Cumbre de Inversión Reino Unido-África, que se celebra al más alto nivel en la capital británica. Enrique ha conversado también con varios mandatarios presentes, pero no ha asistido en cambio a la recepción ofrecida por su hermano Guillermo a los jefes de Estado africanos en el palacio de Buckingham. Se trataba del primer acto en solitario como anfitrión del duque de Cambridge, que ha estado acompañado por su esposa, Catalina, y otros miembros de la familia real.

La presencia de Enrique en la cumbre africana era el último acto en su agenda como miembro de la familia real, aunque no hay una fecha fijada para marcar el día en que dejará oficialmente sus funciones. Todo indica que volará inmediatamente a Canadá para reunirse allí con su esposa Meghan y su hijo Archie. “Creo que todo el país les desea lo mejor en el futuro”,  había declarado Johnson horas antes, cuando fue preguntado por la decisión del príncipe.

"No ha sido posible"

El domingo, el duque de Sussex dejó claro que el “paso atrás” que ellos propusieron, no es el corte radical ordenado por Isabel II. “Cuando Meghan y yo nos casamos, estábamos entusiasmados, esperanzados y decididos a trabajar. Por todo ello me entristece profundamente que hayamos llegado a este punto”, afirmó en una cena para recaudar fondos para la organización Sentebale, en la que dio su versión de lo ocurrido en la crisis. “No había otra opción”, señaló. 

“Confiábamos en poder continuar sirviendo a la reina, a la Commonwealth y a todos los estamentos militares a los que estoy vinculado, sin necesidad de recibir fondos públicos. Desgraciadamente, no ha sido posible", expuso. Se marcha, pero dejando claro que el Reino Unido siempre será su país y rindiendo homenaje a la soberana, a la que aludió como “la comandante en jefe”.