Ir a contenido

RESPUESTA DE LONDRES

Johnson rechaza un segundo referéndum de independencia en Escocia

El primer ministro británico contesta por carta la petición realizada por la ministra principal Nicola Sturgeon

Begoña Arce

El primer ministro británico, Boris Johnson, este lunes en Belfast.

El primer ministro británico, Boris Johnson, este lunes en Belfast. / LIAM MCBURNEY (REUTERS)

Boris Johnson ha rechazado formalmente la petición de un nuevo referéndum de independencia para Escocia, que le enviara el pasado diciembre la ministra principal, Nicola Sturgeon. En la carta publicada el martes, Johnson desestima la consulta por un periodo indefinido, argumentando que Escocia ya decidió sobre el asunto y lo dejó zanjado en el 2014.

"No puedo estar de acuerdo con ninguna petición para transferir el poder, que podría conducir a un nuevo referéndum de independencia", señaló el primer ministro en la carta difundida en su cuenta de Twitter.  "Otro referéndum de independencia continuaría el estancamiento político que Escocia ha vivido en la última década... Es el momento de que todos trabajemos para unir al Reino Unido", afirma en la nota, donde recuerda a Sturgeon que ella misma aceptó que aquel referéndum sería una votación única, "en una generación".

Johnson había repetido incansablemente durante la campaña electoral del pasado mes, que no permitiría una segunda consulta. Con esa posición se distanció ante los votantes de su predecesora, Theresa May, quien había aparcado el asunto hasta después del ‘brexit’. El líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, había sugerido por su parte que, de ganar las elecciones, estudiaría la posibilidad después de los comicios autonómicos en Escocia el año que viene. La autorización del gobierno británico es indispensable para que el referéndum se realice de manera legal. 

Posición insostenible

Al conocer el nuevo rechazo, Sturgeon acusó a Johnson de mostrar, “un desprecio absoluto por los votos, los puntos de vista y los intereses de los escoceses”, con una posición, a su juicio, “insostenible”. Para la ministra principal cuánto más se empeñe el ‘premier’ conservador en bloquear el referéndum, “más claro queda que la unión de Westminster no es una asociación entre iguales y más aumentará el apoyo a la independencia”.  

El pasado 19 de diciembre, Sturgeon reclamó oficialmente por escrito a Johnson el traspaso de poderes al Parlamento autonómico de Escocia para poder celebrar legalmente la consulta en el segundo semestre del 2020. La petición de Sturgeon iba acompañada de un documento de una treintena de páginas, en el que argumentaba en favor de la consulta. Una de las justificaciones era el resultado de las elecciones generales el 12 de diciembre, en las que el Partido Nacional Escocés (SNP) obtuvo 48 de los 59 escaños en juego. 

La respuesta del gobierno británico también fue criticada por el ministro principal de Gales, el laborista Carwyn Jones. “Si Boris Johnson dice que sólo es asunto del Reino Unido el elegir marcharse de la Unión Europea, entonces es un asunto sólo de Escocia si elige dejar el Reino Unido. Así como Bruselas no ha prevenido el referéndum del ‘brexit’, así Westminster no puede detener este”.   

".

"