Ir a contenido

Crisis económica

La carne se convierte en un producto de lujo en Argentina

El consumo de ternera cayó en el 2019 a 51,3 kilogramos por persona, un 9,5% por debajo del promedio del año anterior

Veinte años atrás, los argentinos comían unos 90 kilogramos por año

Abel Gilbert

La venta de carnes rojas se derrumbó al nivel más bajo desde 2011.

La venta de carnes rojas se derrumbó al nivel más bajo desde 2011. / EFE

"Carne es muerte". Meses atrás, un grupo de Direct Action Everywhere (DXE), la red internacional de activistas de los derechos de los animales, interrumpió la entrega de premios de las vacas y toros ganadores de la gran feria agropecuaria argentina con esa consigna impresa en una gran pancarta. La protesta tuvo un alto impacto y se constituyó en el acta de nacimiento de la militancia vegana en un país carnívoro por excelencia. Pero no es el avance de los consumidores 'veggies' ni de la gastronomía vegetariana, con sus sofisticados platos de verduras grilladas, los que han sacado de las mesas los bifes (filetes) y el asado, el corte vacuno más popular. Las restricciones son consecuencia de la crisis económica. El consumo de carne vacuna cayó en el 2019 al nivel más bajo de la década. Cada argentino mastica por año 51,3 kilos por persona, un 9,5% por menos que en el 2018, según el presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de carnes y Derivados de Argentina (Ciccra), Miguel Schiariti. "Hay un solo motivo por lo cual ocurrió esto y es la pérdida de poder adquisitivo".

Para colmo, el precio de la carne se ha ubicado por encima de la inflación, cercana al 60% en el último año del Gobierno de derechas de Mauricio Macri. El precio de las hamburguesas caseras tuvo un alza del 73%, según el Informe Mensual de Precios del Instituto de Promoción de la Carne Vacuna (IPCVA).

La carne es algo más que el alimento recurrente de los argentinos desde que las primeras vacas llegaron al territorio en 1549. Los mugidos atraviesan la historia y se han metido de lleno en la cultura. La literatura nacional tiene su origen en 'El matadero', el cuento escrito por Esteban Echeverría en 1840 y que convierte al lugar donde se matan y descuartizan a las reses en una metáfora de la violencia política. 'Carne', la película que Armando Bo estrenó en 1968 y en la cual Isabel Sarli, el mito erótico argentino, es vejada adentro de un camión de reparto, muestra la otra cara de la crueldad que ha ido de los campos a los cuerpos. "Qué pretende usted de mí", dice la diva, fallecida en el 2019, cuando es arrinconada por un violador entre los animales muertos y congelados.

Cambios en la mesa de los argentinos

El negocio bovino giró primero alrededor del cuero. Luego llegó la carne salada. Más tarde el frigorífico y la producción a gran escala. En la actualidad, unas 55 millones de cabezas pastan en las provincias más ricas. Una parte importante de la producción se vende a los países europeos, Japón y China. En el 2019 se exportaron 830.000 toneladas. Las ventas llegaron a los 3000 millones de dólares. El mercado interno se encuentra, en cambio, en su nivel más bajo desde el 2011. "La caída del consumo de carnes rojas viene dándose desde hace por lo menos 20 años", señaló Schiariti.

Hace tres décadas cada argentino llevaba a su estómago cerca de 90 kilos de carne vacuna por año, ocho kilos de pollo y tres o cuatro kilos de cerdo. Con el abaratamiento de los precios de la carne avícola y porcina, "se ha cambiado el hábito de consumo de manera definitiva", precisó el presidente de Ciccra.

La carne como objeto de lujo

Ante cada debacle económica, el consumo se retrae de manera exponencial. Con una economía en recesión desde abril del 2018, un nivel de pobreza cercana al 40 % y un paro del 10%, los sectores sociales más vulnerables se alimentan a base en hidratos de carbono, lo que genera que el 41,1% de los niños y adolescentes de entre 5 y 17 años tenga sobrepeso, según las últimas estadísticas oficiales disponibles.

En este contexto, la industria frigorífica quiere sumarse al plan 'Argentina contra el Hambre' que busca implementar el Gobierno peronista. Ciccra quiere "participar solidariamente en el plan para que la proteína animal llegue a quienes más lo necesitan, los chicos", dijo Schiariti. Las autoridades quieren a su vez incluir algunos productos vacunos en el programa 'Precios cuidados' con el que se busca beneficiar a las franjas de la población más golpeadas por la crisis. El salario mínimo en Argentina orilla los 20.000 pesos (340 dólares). Lo mismo que ha gastado cada habitante de este país a lo largo del 2019 para seguir comiendo carne.

Temas: Argentina