09 jul 2020

Ir a contenido

TRAGEDIA AÉREA

Ucrania exige a Irán que indemnice a las familias de las víctimas del avión abatido

Kiev demanda a Teherán que repatríe pronto los cadaveres y lleve a los responsables de la tragedia ante la justicia

Marc Marginedas

Técnicos supervisan el escenario donde explotó el avión ucraniano tras ser atacado por error por un misil iraní.

Técnicos supervisan el escenario donde explotó el avión ucraniano tras ser atacado por error por un misil iraní. / AFP / AKBAR TAVAKOLI

Ucrania ha exigido a Irán que lleve ante la justicia a los culpables del derribo del avión de la aerolínea Ukraine International Airlines (UIA) el pasado miércoles en Teherán y que pague una indemnización a las familias de las 176 víctimas.
«Esperamos de Irán garantías de que la investigación será completa y abierta, que lleve a los responsables ante la Justicia, devuelva los cuerpos de los fallecidos, pague una indemnización y se disculpe oficialmente a través de los canales diplomáticos», ha expresado en un comunicado el presidente ucraniano, Vladímir Zelenski.

Una vez clarificadas las exigencias, Kiev tuvo palabras más suaves dentro de la gravedad del incidente.  Horas después de que las autoridades iranís admitieran que habían abatido "por error" al Boeing 737-800 poco después de despegar del aeropuerto de Teherán, un comunicado de la presidencia de Ucrania emitido en Kiev ha alabado la colaboración del país persa en la investigación. "Tenemos suficientes datos para comprender que la investigación será rápida y objetiva", reza el texto.

Aunque sin mencionar abiertamente el nombre de Rusia, nadie duda que la jefatura del Estado tenía en mente al Kremlin, que desde hace algo más de cinco años niega tajantemente su papel en el derribo de un avión malasio sobre los cielos del este de Ucrania, pese a que la investigación internacional ha determinado ya que el aparato, un Boeing 777, fue alcanzado por un misil tierra-aire perteneciente a una unidad militar rusa llegado del otro lado de la frontera común, además de acusar formalmente a varios ciudadanos de ese país.  

"Acceso completo"

"Nuestros especalistas en Irán han tenido un acceso completo a todas las fotos y vídeos y a otras informaciones para conocer el proceso en curso en Teherán", ha destacado el comunicado. Zelenski ha mantenido esta tarde una conversación telefónica con su homólogo iraní, Hasán Rouhani, tras lo cual se ha dirigido "al pueblo ucraniano" en términos similares a sus declaraciones previas, al tiempo que ha alabado el comportamiento de la tripulación ucraniana. "Actuaron de acuerdo con las reglas internacionales de aviación", ha desctacado.  

Las 176 personas que viajaban a bordo, entre pasajeros y tripulación, perecieron. Muchos de ellos eran ciudadanos con la doble nacionalidad iraní/canadiense, ya que no existen conexiones aéreas entre ambos países y la aerolinea del país eslavo ofrecía vuelos vía Kiev a precios muy competitivos. Por su parte, la fiscalía general de Ucrania ha informado que investigaba el incidente bajo los términos de un "homicidio voluntario". 

 

Otros responsables políticos ucranianos hablaron con una verbo más suelto que el jefe del Estado, comparando este incidente con lo sucedido hace cinco años en el espacio aéreo de las proximidades de Donetsk, ciudad ucraniana en poder de las milicias prorrusas. Volodímir Ariyev, diputado proccidental, ha escrito en su cuenta de Facebook que Irán había demostrado "ser más civilizado que Rusia"."Teherán ha reconocido su culpabilidad en tres días, mientras que Moscú intenta aprovecharse del incidente", ha acusado.   

Alivio en la aerolínea

Por su parte, Yevguén Dizhne, director de la aerolínea de bandera ucraniana ha reaccionado con alivio a la admisión de la responsabilidad por parte del país persa. "No teníamos la menor duda de que nuestra tripulación y nuestro avión no podían ser la causa de esta terrible catástrofe", ha escrito en Facebook. "Eran los mejores", ha concluido. El aparato, un Boeing 737-800, había realizado su primer vuelo hace poco más de tres años, concretamente en el verano del 2016, y había sido inspeccionado tan solo dos días antes del incidente.