10 jul 2020

Ir a contenido

Reunión en Roma

Italia le pide al mariscal Hafter buscar una solución política en Libia

El primer ministro Giuseppe Conte mostró su preocupación por la escalada de violencia en la región y por eso pidió que el líder de la operación militar para recuperar Trípoli renuncie al uso de la fuerza y busque una salida pacífica

El Periódico

El primer ministro de Italia Giuseppe Conte y mariscal Jalifa Hafter de Libia.

El primer ministro de Italia Giuseppe Conte y mariscal Jalifa Hafter de Libia. / EFE

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte, recibió en Roma al mariscal Jalifa Hafter, el hombre fuerte del este de Libia y le instó a “renunciar a la opción militar”, en plena ofensiva de éste para la conquista de la capital, Trípoli.

Durante el encuentro, de tres horas de duración en el romano Palacio Chigi, sede del Gobierno, Conte transmitió al militar su “fuerte preocupación por la continua escalada” bélica en el país magrebí, según un comunicado.

Intereses de Italia en la región

Al subrayar los riesgos para la estabilidad de toda la región, Conte señaló “que la única solución sostenible es la política y, por lo tanto, le ha invitado a renunciar a la opción militar”.

Durante la reunión también se comentó “los aspectos destacados” del comunicado en el que el presidente ruso Vladimir Putin, apoyo de Hafter, y el turco, Recep Tayyip Erdogan, partidario del Gobierno de Trípoli, piden un alto al fuego inmediato.

Italia mantiene enormes intereses políticos, económicos y estratégicos en Libia, un país sumido en la guerra y el caos desde la caída del dictador Muamar al Gadafi en 2011 y dividido entre el este de Hafter y Trípoli, controlada por el Gobierno reconocido por Naciones Unidas y presidido por Fayez al Serraj. Este último debía reunirse también esta tarde con Conte en Roma, a su regreso de Bruselas, pero finalmente canceló la cita por la presencia previa del militar, según recogen los medios locales.

Continúa la ofensiva militar

La reunión de Conte y Hafter en Roma, se produce mientras este dirige una ofensiva para conquistar la ciudad costera libia de Sirte, considerada clave para la seguridad de la ciudad-estado de Misrata, y enclave fundamental para la conquista de Trípoli.

Entre los intereses de Italia en Libia está el control del flujo migratorio, pues la inmensa mayoría de los inmigrantes que llegan a las costas italianas zarpa desde las descontroladas costas de este país norteafricano.

Pero también tiene intereses económicos, como la presencia de la petrolera ENI, participada por el Estado italiano y que opera en el país magrebí desde 1959. En 2018 produjo 302.000 barriles de petróleo cada día.