Refugiado en Argentina

El Gobierno de Bolivia activa una orden de detención contra Evo Morales

De acuerdo al ministro Arturo Murillo, han solicitado la intervención de la Interpol debido a que el expresidente está acusado de sedición y terrorismo

Evo Morales en conferencia de prensa en Argentina.

Evo Morales en conferencia de prensa en Argentina. / AFP

Se lee en minutos

El Periódico

El Gobierno de Bolivia ha pedido a la Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol) que active una orden de "detención internacional" contra el expresidente Evo Morales, acusado por la Fiscalía boliviana de sedición y terrorismo.

"He dado la orden a las 06.00 horas (hora local) de que Interpol active la orden de aprehensión internacional (contra Morales)", ha anunciado el ministro de Gobierno, Arturo Murillo, en una rueda de prensa recogida por la agencia de noticias boliviana ABI.

Argentina no lo entregará

Murillo ha aducido que Morales "no pueda estar andando como Pedro por su casa" y ha señalado que debe a la población de Bolivia "muchas explicaciones". "Lo estamos esperando, que venga, que no tenga miedo, lo vamos a cuidar, le vamos a dar protección, no le pasará nada, pero sí tiene que rendir cuentas en este país, eso es importante para nosotros", ha señalado mientras sostenía unas esposas.

La autoproclamada presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, ya reconoció que será "complicado" que Argentina, país donde se encuentra Morales en calidad de refugiado, lo entregue.

Terrorismo y sedición

Te puede interesar

En este sentido, avanzó que preguntaría al Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) y, en caso de ser necesario, recurriría a la Interpol. Morales está acusado de sedición y terrorismo por haber ordenado cercar importantes ciudades en el marco de las protestas postelectorales.

El líder indígena dimitió el 10 de noviembre tras confirmarse las "irregularidades" en las elecciones presidenciales del 20 de octubre, que han provocado una crisis política en el país. Primero llegó a México, donde pasó casi un mes como asilado.