30 oct 2020

Ir a contenido

No hay supervivientes

Un avión ucraniano con 176 personas se estrella cerca de Teherán

El aparato, un Boeing 737 de la aerolínea UIA, sufrió problemas técnicos poco después del despegue

Adrià Rocha Cutiller

>Mueren todas las personas a bordo del avión ucraniano estrellado en Teherán  / REUTERS

Incesante actividad en el espacio aéreo iraní. Solo horas después de que Irán lanzara docenas de misiles contra dos bases estadounidenses en Irak, un avión comercial ucraniano se ha accidentado en cuanto ha despegado del aeropuerto Imam Joimeini de Teherán.

Un total de 176 personas han muerto en el accidente del aparato de la compañía Ukranian International Airlines (UIA), un pasaje compuesto por ucranianos, canadienses, iranís y suecos.

Las autoridades ucranianas han pedido cautela mientras se investiga la causa del siniestro pero ha sido la embajada de Ucrania en Irán la que primero ha hecho alusión en un comunicado a un fallo en el motor y, con posterioridad, emitía un segundo en el que eludía mencionar motivo alguno a la espera del análisis de las dos cajas negras.

Evitar las especulaciones

A la pregunta de si el avión pudo ser abatido por un misil, el primer ministro de Ucrania, Oleksiy Honcharuck, contestó en Kiev apelando a no especular hasta tener datos de la investigación. Por lo pronto, la autoridad iraní de aviación civil ha indicado que no entregará a Estados Unidos las cajas negras del Boeing 737 siniestrado.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos y aerolíneas de todo el mundo han suspendido los vuelos sobre el espacio aéreo de Irak e Irán. Diversas aerolíneas, desde la francesa Air France a la alemana Lufthansa, pasando por Singapore Airlines y Malaysia Arlines, han tomado idéntica decisión.

El avión, un Boeing 737-NG, tan solo tenía tres años de vida y se ha estrellado por problemas técnicos ocurridos justo tras el despegue, siempre según la versión de la autoridad aérea iraní. El aparato, que ha despegado una hora tarde  por problemas técnicos, se ha incendiado en el aire, pocos segundos después de empezar la ruta que tenía que llevarle a Kiev, la capital ucraniana.

En marzo del año pasado, Boeing congeló la producción de su flota de 737 MAX, tras un accidente en Etiopía. Pocos meses antes, en octubre de 2018, había ya ocurrido otro en Indonesia. En total, entre esos dos sucesos, los fallos en el avión causaron la muerte de 346 personas.

Boeing, tras el último accidente de este miércoles, ha asegurado estar recopilando información para esclarecer lo ocurrido. «El fuego es tan virulento que no podemos realizar ningún rescate -ha dicho a la televisión pública iraní Pirhosein Kulivand, el jefe de los servicios de emergencia del país persa-. Tenemos 22 ambulancias, cuatro autobuses medicalizados y un helicóptero en el lugar». El sitio donde ha caído el avión está situado a pocos kilómetros de Teherán, entre las localidades de Shahed y Parand.

La televisión iraní, sin embargo, ha mostrado cómo más el incendio del aparato sí ha sido finalmente extinguido. Las tareas de recuperación y posterior identificación de los cadáveres de los fallecidos ya ha empezado.

Sin supervivientes

Absolutamente todos los tripulantes del avión —167 pasajeros y nueve trabajadores de UIA— han muerto en el suceso. Las nacionalidades de los muertos, según ha asegurado el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, son las siguientes: 82 iranís, 63 canadienses, 11 ucranianos, 10 suecos, cuatro afganos, tres alemanes y tres británicos.

«Mi más sincero pésame a los familiares y amigos de los pasajeros y la tripulación. Estamos trabajando para esclarecer exactamente lo ocurrido», ha dicho este miércoles por la mañana el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, en un comunicado oficial. El sinistro del avión, según los registros iranís, ha ocurrido a las 6:22 de la madrugada hora de Teherán —las 3:52 hora española—.