20 feb 2020

Ir a contenido

Disputas militares

Bolsonaro no quiere viajar porque el "mundo tiene problemas de seguridad"

El presidente de Brasil puso en duda su presencia en el Foro de Davos debido a que el ambiente actual está lleno de tensión por los conflictos entre los EEUU e Irán

El Periódico

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil.

Jair Bolsonaro, presidente de Brasil. / AFP

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, señaló que su viaje a la ciudad suiza de Davos para participar en el Foro Económico Mundial a finales de enero, está en duda por asuntos de "seguridad".

Aunque el mandatario no quiso detallar los motivos que le llevarían a ausentarse del Foro, un evento para el que había confirmado públicamente su presencia hace una semana, dijo que se trataba de "problemas" del "mundo". "Mire, voy a darle una pista. El mundo tiene sus problemas, cuestión de seguridad", afirmó el líder de la ultraderecha a la prensa a la salida del ministerio de Minas y Energía.

Tensiones entre los EEUU e Irán

Sin referirse específicamente al clima de tensión que se vive en el mundo entero por la crisis entre los Estados Unidos e Irán, tras la muerte del poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní, en un ataque estadounidense en Irak, Bolsonaro dijo que los órganos de seguridad analizarán los riesgos hasta la fecha del viaje para tomar una decisión.

Cuestionado sobre la acción militar de los Estados Unidos que causó la muerte del comandante iraní, el presidente brasileño evitó criticar a su homólogo estadounidense Donald Trump, por quien dijo tener cariño y respeto.

Coquetea con Trump

"No tengo críticas contra el Sr. Donald Trump. Lo que dije es esto: nosotros aquí no podemos encajar con ninguna política terrorista en el mundo", precisó. "No estamos de acuerdo con el terrorismo, sin importar de qué país sea", agregó.

Tras los hechos ocurridos en Oriente Medio, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil divulgó una nota en la que se alineó con los EEUU al condenar expresamente el asalto a la embajada estadounidense en Bagdad de los últimos días, pero no la muerte de Soleimaní durante un ataque aéreo en Irak ordenado por el presidente Donald Trump.