13 ago 2020

Ir a contenido

Conflictos regionales

Un ataque terrorista de Al Shabab en Kenia deja tres estadounidenses muertos

Este grupo ligado a Al Qaeda se adjudicó el atentado contra una base militar y el Pentágono informó del deceso de un soldado y dos contratistas del Departamento de Defensa

El Periódico

Efectivos estadounidenses en una base militar en Kenia.

Efectivos estadounidenses en una base militar en Kenia. / Europa Press

Tres ciudadanos de los EEUU han muerto en el ataque del grupo yihadista somalí Al Shabab contra una base militar del este de Kenia, que utiliza el ejército de ese país y también militares estadounidenses, informó el Pentágono en un comunicado.

Los fallecidos son un soldado estadounidense y dos contratistas del Departamento de Defensa, mientras que otros dos funcionarios estadounidenses resultaron heridos y están siendo evacuados del país, ya que su condición es estable.

Van tras los autores del ataque

"Nuestros pensamientos y oraciones están con las familias y amigos de nuestros compañeros de equipo que perdieron la vida hoy", dijo el general Stephen Townsend, comandante del Comando de los EEUU para África, recoge el Pentágono en su nota de prensa.

"Mientras honramos su sacrificio, vamos a endurecer nuestra determinación. Junto a nuestros socios africanos e internacionales, vamos a perseguir a los responsables de este ataque y a Al Shabaab que trata de dañar a los estadounidenses y a nuestros intereses", avisó Townsend.

La base militar donde tuvo lugar el ataque, Manda Air Strip, está localizada en el condado de Lamu, fronterizo con Somalia, y es utilizada por el ejército keniano y tropas estadounidenses.

Se atribuyen el ataque

El grupo yihadista somalí Al Shabab, afiliado a la red de Al Qaeda desde 2012, se atribuyó el ataque en un comunicado en el que identificaba la base como "una de las muchas plataformas de lanzamiento de la cruzada americana contra el islam en la región".

Este es el segundo atentado cometido por este grupo yihadista en Kenia en cuestión de días en la misma región, ya que el pasado jueves un ataque contra un autobús de pasajeros dejó al menos tres muertos y tres heridos.

Desde octubre de 2011, cuando el Gobierno keniano envió al Ejército a Somalia como respuesta a una oleada de secuestros supuestamente obra de Al Shabab en su territorio, los radicales islámicos han perpetrado numerosos ataques en Kenia. Este grupo controla parte del centro y el sur de Somalia y aspira a instaurar en ese país un Estado islámico de corte wahabí (ultraconservador).

Tensiones en la región

El intento de asalto a Manda Air Strip ocurre además, al calor de la escalada de tensión entre los EEUU e Irán debido al asesinato en un ataque con drones en Bagdad del comandante de la Fuerza Quds de los Guardianes de la Revolución iraní, Qasem Soleimaní, considerado un héroe en el país persa.

La acción militar ha provocado una gran inestabilidad en Oriente Medio y un crecimiento de la hostilidad contra Estados Unidos, crisis que también podría complicar la ya de por sí difícil situación de seguridad en el cercano Cuerno de África y, en especial, en Somalia.