30 mar 2020

Ir a contenido

LARGO CONFLICTO

La cifra de muertos de la guerra siria llega a los 380.000

De ellos, al menos 115.000 son civiles, asegura el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos, que contabiliza aparte los 88.000 muertos en las cárceles de Asad

Adrià Rocha Cutiller

Entierro de civiles ejecutados en Siria en una fotografía del 31 enero del 2013.

Entierro de civiles ejecutados en Siria en una fotografía del 31 enero del 2013. / AFP / JM LOPEZ

Tras casi nueve años de conflicto, la guerra en Siria se ha cobrado ya 380.000 muertos115.000 de los cuales son civiles, ha dicho este sábado el Observatorio Sirio por los Derechos Humanos (OSDH), una oenegé con sede en Londres pero que informa desde el país árabe.

En el recuento de muertos, sin embargo, el Observatorio no suma los 88.000 asesinados bajo tortura en las cárceles del presidente sirio, Bashar al Asad: la oenegé afirma que estos muertos no murieron a causa de la guerra sino de la represión del régimen de Damasco.

Los que sí contabiliza, sin embargo, son 22.000 niños 13.000 mujeres. En su gran mayoría, los civiles muertos en la guerra han perecido a causa de los bombardeos que han hecho Rusia y la aviación de Asad sobre zonas pobladas por civiles. Ha sido, desde el principio, su estrategia de guerra: atacar hospitales, viviendas, mercados y escuelas para aterrorizar a la población rebelde y, así, facilitar la posterior reconquista del territorio.

Le ha funcionado: a punto de cumplir nueve años de guerra —el aniversario se considera el 15 de marzocuando empezaron las protestas masivas en el sur del país en el 2011—, Asad, gracias al apoyo vital de Rusia y Irán, ha ganado la guerra, aunque esta aún no haya terminado en parte porque Damasco aún no controla todo el país.

En la actualidad, Asad tiene bajo su control total dos terceras partes de Siria. La otra tercera parte se la dividen las milicias kurdas de las YPG —en cuyo territorio, tras la operación turca de octubre, hay presencia de soldados leales a Damasco—, los rebeldes sirios y la milicia yihadista Hayat Tahrir al Sham. Este último grupo, cercano a Al Qaeda, controla la provincia de Idleb, donde ahora se concentran los combates.

Combates y bombardeos

Desde hace una semana, en esa región, situada cerca de la frontera con Turquía —al noroeste de Siria—, Asad ha empezado una campaña militar por tierra y aire para conquistar la zona, que ha permanecido bajo control rebelde desde el inicio de la guerra, en 2011.

Los bombardeos, que son diarios y se concentran en las ciudades del sur de Idleb, han causado la huída de 250.000 personas hacia la frontera, ha dicho Naciones Unidas. En la región, desde el 1 de setiembre, han muerto 1.374 personas, según el OSDH. Sobre todo en bombardeos del régimen y de Rusia.

Así, los números de muertos por esta guerra siguen aumentando; y seguirán, porque Asad ha prometido por activa y por pasiva que no parará hasta conquistar, cueste lo que cueste, hasta el último metro cuadrado de país.

De hecho, la cifra de 380.000, según el propio OSDH, es demasiado optimista. «El Observatorio no ha podido documentar la muerte de muchos civiles por la dificultad que tiene llegar a muchas partes remotas de Siria —ha dicho el OSDH en el comunicado de este sábado—. Adicionalmente, dos millones de civiles han sido heridos, desde heridas leves hasta discapacidades crónicas. Cerca de 12 millones se han visto obligados a escapar. Infraestructuras, hospitales, escuelas, y propiedades públicas o privadas han sido gravemente dañadas o destruidas».