04 jun 2020

Ir a contenido

ATAQUE PREPARADO

La fiscalía antiterrorista investiga el apuñalamiento mortal en París

El agresor tenía antecedentes psiquiátricos pero planificó la agresión, según los investigadores

Efe

Agentes de policía y bomberos intervienen en el ataque de Villejuif, al sur de París.

Agentes de policía y bomberos intervienen en el ataque de Villejuif, al sur de París. / AFP

La Fiscalía antiterrorista francesa ha anunciado este sábado que asume la investigación sobre el agresor que acabó este viernes con la vida de una persona y dejó otros dos heridos en un ataque con cuchillo en Villejuif, al sur de París, tras considerar que el hombre se había radicalizado y había preparado el ataque.

"Si bien el autor de los hechos presenta importantes problemas psiquiátricos, las investigaciones de las últimas horas han permitido establecer una radicalización segura así como una preparación organizada para pasar al acto", indicó la Fiscalía en un comunicado.

Al grito de "Allahu Akbar" (Dios es grande), el agresor, identificado como Nathan C. de 22 años, acuchilló a varias personas en el parque de Altos de Bruyeres poco antes de las 14.00 horas y posteriormente se dirigió hacia un centro comercial en la localidad vecina, L'Hay-les-Roses, con la intención de continuar su ataque.

En un primer momento, fue la Fiscalía de Créteil y la brigada criminal de la Policía la que asumió la investigación, pero las últimas pruebas han permitido recalificar el acto como terrorismo.

Acusación por asesinato

La investigación "ha probado un recorrido pensado y selectivo que buscaba perturbar gravemente el orden público mediante la intimidación y el terror", según el comunicado del fiscal, que trabaja en una acusación por asesinato y tentativa de asesinato en relación con una red terrorista y asociación criminal terrorista.

La fiscal de Créteil, Laure Beccuau, indicó este sábado que el atacante, abatido por la Policía tras huir del parque familiar en el que apuñaló a varias personas, tenía problemas psiquiátricos por los que era tratado desde los 5 años, según su madre. El pasado mes de junio había dejado el tratamiento médico.

Además de la tarjeta bancaria que permitió su identificación, el hombre, convertido recientemente al islam, llevaba en una bolsa un Corán, varios documentos salafistas y una carta testamento, según explicó el director adjunto de brigadas centrales de la Policía Judicial, Philippe Bugeaud.

Según la Fiscal de Créteil, de momento no hay pruebas de que el hombre contara con cómplices o asistencia.