30 mar 2020

Ir a contenido

Emergencia ambiental

Reaparecen nuevas manchas de petróleo en algunas playas de Brasil

Luego de que en meses pasados recogieron miles de toneladas de crudo, ahora la Marina brasileña informó que encontró residuos en el litoral del estado de Ceará

El Periódico

Autoridades limpian las manchas de petróleo de las playas de Brasil.

Autoridades limpian las manchas de petróleo de las playas de Brasil.

Nuevas manchas de petróleo aparecieron en dos playas del estado de Ceará, en el nordeste de Brasil, región donde entre agosto y noviembre se recogieron unas 5.000 toneladas de crudo procedente de un barco aún sin identificar, informaron fuentes oficiales.

La Marina de Brasil informó en un comunicado que encontró "residuos de petróleo" en las paradisiacas playas de Caetanos de Cima y de Apiques, ambas en Ceará, después de aproximadamente dos meses sin registrar ningún caso en ese estado.

Acciones de limpieza

Las muestras del material fueron recogidas entre el domingo y este lunes por militares de la Marina, miembros del Instituto Brasileño de Medioambiente (Ibama), de Defensa Civil y voluntarios, y enviadas para su análisis a fin de verificar el tipo de petróleo.

Las autoridades brasileñas también indicaron que han movilizado a "más militares" para "la limpieza de las áreas no habitadas" de las playas donde se han encontrado los nuevos restos.

Las manchas de petróleo empezaron a aparecer a finales de agosto y durante los siguientes tres meses, afectaron a 980 playas de 11 estados de Brasil, los nueve que componen la región nordeste de Brasil, más Espírito Santo y Río de Janeiro, situados en el sudeste del país, según el último balance de la Marina.

Investigan el origen del crudo

En ese periodo se recogieron unas 5.000 toneladas de crudo, que, de acuerdo con las pesquisas realizadas hasta el momento, es de origen venezolano. Además, su detección es extremadamente difícil, dado que el crudo fluye por debajo de la superficie del agua, lo que lo hace invisible a las imágenes captadas por satélite.

El Gobierno de Brasil llegó a calificar la tragedia medioambiental, considerada la peor de la historia en el litoral del país, de "inédita" en el mundo, pues se desconoce el origen exacto del vertido y la cantidad que aún pudiera llegar a las costas.

En un primer momento, la Policía Federal de Brasil apuntó a un navío de bandera griega, de propiedad de la empresa Delta Tankers como causante del desastre, pero más tarde especialistas del Ibama descartaron rotundamente esa posibilidad.

También rechazaron la idea de un naufragio ocurrido en alta mar, aunque esa tesis aún no ha sido archivada por completo por la Marina, que mantiene como la hipótesis más probable el derramamiento, accidental o no, de crudo por parte de una embarcación.