Los cambios políticos en Argentina

La principal opositora a Fernández es una presentadora televisiva nonagenaria

Mirta Legrand, con más de medio siglo en las pantallas, es temida por políticos, artistas y funcionarios

Exactriz de cine, Legrand es profundamente antiperonista y ha jugado a favor de Macri como de los militares

Mirtha Legrand, en el centro, en un acto de homenaje. 

Mirtha Legrand, en el centro, en un acto de homenaje.  / GETTY IMAGES / RICARDO CEPPI

Se lee en minutos

Los choques entre el Gobierno peronista y la oposición tendrán un paréntesis durante enero y febrero, al menos en las pantallas de los televisores, ordenadores y teléfonos. Mirtha Legrand, la diva de 93 años, se tomará sus vacaciones estivales. Nacida en 1927, y con más de medio siglo en la TV, Legrand tiene una enorme influencia en un sector de los argentinos hasta el punto que se adjudicó un protagonismo especial en la victoria de la derecha en las presidenciales del 2015. Ella tiene un programa de almuerzos y cenas con invitados variopintos. Todos –artistas populares, políticos y funcionarios- temen sus preguntas y respuestas, entre otras cosas porque dice lo que piensa, y siempre piensa en sintonía con su supuesto porte aristocrático. En ese sentido, la 'Chiqui', como la llaman los íntimos y hasta aquellos que buscan su indulgencia, es un verdadero misterio político y cultural en este país. De otra manera sería difícil explicar que sus dichos y admoniciones sean permanentemente noticia, y no de la farándula. "Lo mío es milagroso, la verdad, tantos años contando con el apoyo del público", dice.

Legrand, claro, no es su apellido verdadero. Pero desde que inició su carrera artística, Rosa María Juana Martínez Suárez sintió que un nombre afrancesado le sentaría mejor. Ya desde sus inicios estuvo marcada por la política: a fines de la década de los 30 fue elegida reina del carnaval en la ciudad de Buenos Aires. La coronó el presidente Roberto M. Ortiz. Su carrera despuntó en el teatro y el cine, donde al principio trabajó haciendo tándem con su hermana melliza, Silvia. Pero la gemela abandonó pronto el mundo de las variedades y quedó sola la 'Chiqui'. A estas alturas, su vida profesional pasó las ocho décadas y más de medio siglo en la pantalla.

Denuncias de censura

La Legrand no ha dejado de tener roces con algunos gobiernos constitucionales: aseguró haber sido censurada por el peronismo (1974-76) y hostigada por la primera administración democrática tras la larga noche militar (1976-83). Con la última dictadura se llevó muy bien. Puso su glamur al servicio del régimen. "Hay una campaña organizada anti-Argentina", dijo en 1978 frente a las denuncias internacionales por las violaciones a los derechos humanos. "¡Cómo atacan al país desde Francia!", se quejó también.

Casi dos décadas atrás, relató que su sobrina y su esposo, María Fernanda Martínez Suárez y Julio Enzo Panebianco, fueron secuestrados por los militares después del golpe de Estado y trasladados al campo de concentración Club Atlético, que funcionó en la ciudad de Buenos Aires. La diva no dudó en comunicarse con el temible ministro del Interior, el general Albano Harguindeguy. Su intervención fue exitosa a medias. María Fernanda recupero su libertad. Al salir le dijeron: "Te has salvado porque sos la sobrina de Mirtha". Su marido forma parte de la lista de miles de desaparecidos.

Anuncio desesperado

Casi todos los presidentes democráticos se sentaron en su mesa. Cuando en el 2003 le tocó a Néstor Kirchner, Legrand lo encaró frente a las cámaras: "¿Sabe lo que dice la gente? Que con ustedes se viene el zurdaje. Los zurdos". Kirchner y su esposa, Cristina Fernández, hicieron malabares para tranquilizarla. No tuvieron suerte. La presentadora se convirtió quizá en la lengua más feroz del antikirchnerismo. "Voten a Mauricio Macri", pidió en el 2015 y muchos le hicieron caso. A medida de que su gestión se hundía en la crisis, la 'Chiqui' intensificó los sermones contra la expresidenta. Propuso incluso inmolarse. "Daría mi vida para que no vuelva el kirchnerismo", llegó a decir. Pero después reconoció que los peronistas volverían a gobernar "porque el país está muy mal, la gente en contra y desesperada".

Te puede interesar

Igual durante la campaña electoral respaldó decididamente a Macri. Sus almuerzos devinieron tribuna y púlpito. Se juró delante de su audiencia no invitar a Alberto Fernández a pesar de haber sido elegido presidente. "Yo no quiero hablar puntualmente de esa señora, pero eso es un caso atípico de una posición tomada ideológica", dijo el mandatario antes de asumir el cargo.

La 'Chiqui' se ha resignado a aceptar la realidad. "Creo que hay que darle tiempo a este Gobierno", dijo no obstante. Mientras transcurra ese tiempo de tolerancia, descansará. Retornará a las pantallas en marzo. Será entonces momento de volver a hablar fuerte. El macrismo la espera como una de sus mejores armas. La nonagenaria hará valer sus oropeles.