24 feb 2020

Ir a contenido

guerra en el espacio

Trump crea la Fuerza Espacial del Ejército de EEUU

El jefe del Pentágono describe la configuración del nuevo cuerpo militar como un "momento épico" en la historia de las Fuerzas Armadas

Ricardo Mir de Francia

El presidente de EEUU, Donald Trump, en la base militar de Andrews en Maryland este viernes.

El presidente de EEUU, Donald Trump, en la base militar de Andrews en Maryland este viernes. / EFE / ERIK LESSER

El más ambicioso de los proyectos de Donald Trump, con permiso del muro en la frontera de México, ya es una realidad. El Congreso ha aprobado la creación de una Fuerza Espacial que se encargará de coordinar y supervisar la actividad militar de Estados Unidos en el espacio, una de las últimas fronteras para la rivalidad geopolítica y comercial. Su puesta en marcha implicará la creación de una nueva rama del ejército, la primera desde que tomara cuerpo la Fuerza Aérea hace siete décadas. Por el momento, Washington no pretende enviar tropas de combate al espacio y la actividad de esta sexta rama del Ejército se centrará en proteger los satélites de comunicación y navegación, pero hay pocas dudas de que contribuirá eventualmente a militarizar esa parte del cielo que no se ve. 

“Por primera vez desde que el presidente Harry Truman creó la Fuerza Aérea hace 70 años, nace una nueva rama del servicio militar estadounidense”, dijo Trump al firmar la ley de Autorización de la Defensa Nacional, que incluye la creación de la Fuerza Espacial. La ley tiene un masivo paquete presupuestario de 1.4 billones de dólares. Incluye la financiación del Pentágono, pero también una larga lista de medidas sin relación con la Defensa insertadas en el paquete final por republicanos y demócratas, como una ley para pagar por primera vez bajas de maternidad a los funcionarios estadounidenses. “La Fuerza Espacial nos permitirá disuadir las agresiones y controlar el espacio exterior”, añadió el presidente. Trump se ha salido finalmente con la suya, después de que sus intenciones iniciales, esbozadas al poco de llegar a la presidencia despertaran muchas dudas.

División separada 

Sus lugartenientes se han esforzado por darle el barniz apropiado a este hito en la historia militar del país. El secretario de Defensa, Mark Esper, ha dicho que es un “momento épico” para las Fuerzas Armadas. “Nuestra dependencia de las capacidades radicadas en el espacio se ha incrementado extraordinariamente y el espacio se ha convertido en un nuevo dominio para la confrontación militar”. El pasado mes de febrero el Pentágono aseguró en un informe que Rusia y China se han embarcado en ambiciosos proyectos tecnológicos que podrían perturbar o destruir los satélites de EEUU y sus aliados en caso de conflicto. 

La nueva rama del Ejército quedará bajo los auspicios de la Fuerza Aérea, aunque será una división separada, semejante a la relación que tienen los Marines con el Departamento de la Marina. Inicialmente estará integrada por 16.000 militares y civiles del Comando Espacial de la Fuerza Aérea, que dejará de existir. La ley establece que estará dirigida por un general de cuatro estrellas, que asumirá el título de jefe de operaciones espaciales y pasará a formar parte de la Junta de Jefes del Estado Mayor en el plazo de un año. Como primer director de la Fuerza Espacial, Trump ha designado al general John Raymond, hasta ahora al mando de la Comandancia Espacial.