03 abr 2020

Ir a contenido

Crisis en la "ciudad maravillosa"

Río de Janeiro se declara en suspensión de pagos

La segunda ciudad brasileña no tiene dinero para pagar a sus provedores y apenas puede abonar parte de los salarios

Abel Gilbert

Imagen de Río de Janeiro.

Imagen de Río de Janeiro. / AFP / DAVID GANNON

Marcelo Crivella llegó a la alcaldía de Río de Janeiro desde el mundo de la música evangelista. Pastor y cantante, vendió millones de copias de 'El Mensajero de la Solidaridad'. Hace tres años que dirige la "ciudad maravillosa". Pero el principal destino turístico de Brasil anda de mal en peor. Crivella ha declarado la suspensión de pagos debido a una crisis económica y fiscal que se ha agudizado en los últimos meses. La suspensión de todas las obligaciones de Río con sus acreedores hasta una "nueva orden" fue anunciada lacónicamente en el Diario Oficial del Municipio después de que la justicia dictaminara cancelar las deudas con los trabajadores del sector de la salud.  Crivella apenas tiene dinero para parte de esos salarios. El alcalde, quien pertenece al Partido Republicano Brasileño, quiere postularse para su reelección en el 2020 con el aval del presidente Jair Bolsonaro.

Río es la segunda ciudad del gigante sudamericano. Allí viven en medio de furiosos contrastes socioculturales unos siete millones de personas. A pesar de recibir miles y miles de visitantes extranjeros, en sus hospitales públicos faltan suministros, especialmente en las barriadas pobres. La Defensoría Pública ha acusado al pastor de haber recortado 400 millones de dólares del presupuesto de salud desde que llegó al cargo.

Aliado del presidente

"Me gusta él", dijo Bolsonaro sobre Crivella a pesar de que solo un 8% de los cariocas aprueban su gestión. Llegó a la alcaldía con la protección celestial. Crivella es yerno de Edir Macedo, el fundador de la Iglesia Universal del Reino de Dios, una facción evangelista de mucho peso en el Gobierno de ultraderecha. Macedo es uno de los brasileños que aparece en la lista Forbes de grandes magnates. Su riqueza tiene como base el imperio mediático que, con la TV Record a la cabeza, sostiene al presidente.

El nombre de Crivella es a la vez motivo de discordia entre Bolsonaro y el gobernador del estado de Río, Wilson Witzel. Exfusilero y abogado, Witzel puede colocarse por momentos incluso más a la derecha en cuestiones de seguridad que el mismo mandatario a quien acaba de comparar con el extinto Hugo Chávez y el autócrata peruano Alberto Fujimori. Si bien la cantidad de homicidios en Río es la más baja de los últimos 28 años (3.342 casos en los primeros 10 meses), la violencia policial alcanzó su mayor nivel en más de dos décadas: 1.546 personas murieron a manos de agentes entre enero y octubre de 2019.