Ir a contenido

CONTROVERSIA EN LA ISLA

Cinco adolescentes detenidos por la muerte de un hombre en las protestas de Hong Kong

La víctima, de 70 años, era un operario que desmantelaba unas barricadas cuando recibió el impacto de un ladrillo

La excolonia disfruta de unas semanas de sosiego tras las elecciones municipales que ganó el sector antigubernamental

Adrián Foncillas

Un manifestante lanza una flecha durante una protesta en noviembre en Hong Kong.

Un manifestante lanza una flecha durante una protesta en noviembre en Hong Kong. / REUTERS

Cinco adolescentes de entre 15 y 18 años fueron detenidos este sábado por la muerte de un anciano que recibió un ladrillazo en la cabeza durante una pelea callejera en Hong Kong a mediados de noviembre. La víctima, un barrendero de 70 años, falleció en la semana más tensa de unas protestas que ya han entrado en su sexto mes. Es la única víctima mortal por la violencia desatada en todo este proceso. La noticia ha tenido impacto en la excolonia, que disfruta de unas extrañas semanas de sosiego tras las elecciones municipales que dieron la victoria al sector antigubernamental.

El incidente se desencadenó cuando los manifestantes autocalificados de prodemocráticos se enfrentaron a los vecinos que limpiaban los adoquines de la calle en uno de los cada vez más frecuentes roces entre la población. La escena fue grabada por las cámaras: la lluvia de ladrillos entre ambos bandos se alarga durante un par de minutos hasta que un individuo enmascarado y vestido de negro (el color habitual de los manifestantes) lanza uno a un anciano que estaba tomando fotos. El hombre cayó fulminado y falleció al día siguiente en el hospital.

El asesinato cometido en Sheung Shui ha sido una prioridad para la policía y la falta de avances empujó al Gobierno local a ofrecer la semana pasada una recompensa de 800.000 dólares de Hong Kong (casi 92.000 euros) por cualquier información que permitiera detener a los culpables. La oficina de Pekín en la excolonia había expresado sus “profundas condolencias” a la familia y pedido a los hongkoneses que denunciaran a los culpables de la violencia.

Inquietud por las bombas caseras

La prensa local señala a un joven de 16 años como el agresor y añade que su novia, de 15 años, también ha sido arrestada. La policía solo ha aclarado que las detenciones fueron practicadas en el distrito de Nuevos Territorios y que serán presentados cargos por asesinato y participación en revueltas. 

En la misma semana también murió el estudiante Alex Chow, de 22 años, tras caer accidentalmente en un aparcamiento situado a un centenar de metros de una de las rutinarias batallas campales entre policía y activistas. La ausencia de agentes en el lugar donde se encontraba Chow no evitó que los manifestantes lo ungieran como su primer mártir y redoblaran la violencia en los días siguientes.

También han sido arrestados esta mañana tres jóvenes por manipular explosivos caseros. La tenencia de bombas cada vez más potentes y sofisticadas añade un elemento inquietante más a unas protestas asentadas en el vandalismo. La policía desactivó la semana pasada dos artefactos explosivos con clavos en su interior que iban a ser activadas mediante teléfonos móviles. Los agentes sospechan que iban a ser utilizadas contra ellos.  

Los activistas elaboraron miles de cócteles molotov y bombas variadas durante sus ocupaciones en varias universidades. También robaron sustancias químicas de los laboratorios como arsénico o ácido sulfúrico.  El material explosivo interceptado por la policía sugiere que los manifestantes planean acabar pronto con la calma.

Temas: Hong Kong