08 abr 2020

Ir a contenido

Bolivia

Expresidente boliviano denuncia ante la OEA el "fraude colosal" de Evo Morales

Morales abandonó Bolivia el pasado 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas le forzaran a dejar el cargo

El Periódico

Evo Morales abandonó México y se refugió en Argentina.

Evo Morales abandonó México y se refugió en Argentina. / Aitor Saez

El expresidente boliviano Jorge "Tuto" Quiroga, designado por el Gobierno de Jeanine Áñez como "delegado especial" de su país ante la comunidad internacional, denunció este jueves en la OEA un "fraude colosal" del exmandatario Evo Morales y pidió apoyo para respaldar la "titánica tarea electoral" que deberá encarar esa nación.

"Evo Morales estaba ya en su tercer mandato y buscando un cuarto consecutivo, desconociendo la Constitución que él pidió que votemos, violando el referendo que él planteó y perdió, cometiendo un fraude colosal para robarse la Presidencia", relató Quiroga ante el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA).

El Consejo Permanente analizó el proceso de transición en Bolivia, que afrontó una profunda crisis después de los comicios del pasado 20 de octubre en los que Morales se perfilaba como ganador, pero cuya validez fue puesta en tela de juicio después de que la OEA denunciara "irregularidades".

Morales abandonó Bolivia el pasado 11 de noviembre después de que las Fuerzas Armadas le forzaran a dejar el cargo y recibió asilo en México. Dicha dimisión ha sido calificada como "golpe de Estado" por varios Gobiernos, mientras otros países han reconocido al Ejecutivo interino de Jeanine Áñez.

A juicio de Quiroga (quien gobernó entre agosto de 2001 y agosto de 2002), "el monumental fraude" del pasado 20 de octubre se produjo porque el proceso estaba manejado "por un órgano electoral criminal, con sistemas informáticos vulnerables y manipulables y con un padrón electoral contaminado".

"El desafío para Bolivia ahora es seleccionar vocales imparciales e idóneos, construir sistemas informáticos transparentes e invulnerables, además de garantizar un padrón confiable que garantice que solo voten los ciudadanos vivos habilitados y una sola vez cada uno", agregó Quiroga, quien anticipó que "en unos días más" su país deberá "tener un órgano electoral remozado y un cronograma electoral definido".

El exgobernante acusó a Morales de liderar un "golpe en cámara lenta", y llamó a la OEA, a las Naciones Unidas y a todos los países amigos a respaldar su "titánica tarea electoral".

Quiroga celebró por otra parte "el renovado interés de la CIDH (Comisión Interamericana de Derechos Humanos) por visitar e investigar" lo que pasa en Bolivia después de "14 años de letargo".

"Los convoco a colaborarnos a esclarecer todos los hechos violentos acaecidos desde el 20 de octubre, de forma completa y no parcial. Extraña que su informe preliminar pida una investigación, al mismo tiempo que adelanta criterios finales", agregó Quiroga.

El jueves, la CIDH anunció un acuerdo con el Gobierno interino de Bolivia para crear un Grupo Independiente de Expertos Internacionales (GIEI) que ayude a investigar los "hechos de violencia en el contexto electoral entre septiembre y diciembre".

Sobre las elecciones, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, consideró que "no queda duda que lo ocurrido en Bolivia el 20 de octubre debe ser calificado de fraude electoral" ejecutado en dos niveles: en las mesas en seis departamentos diferentes y a nivel informático.

"Los hallazgos del equipo auditor no se refieren a errores o meras irregularidades, son acciones deliberadas con una clara intención de violentar la voluntad popular en las urnas", añadió Almagro, quien apuntó que el propio Morales asumió que el informe era vinculante.