Ir a contenido

para 21 víctimas

Nueva Zelanda importa piel para tratar las quemaduras de los supervivientes del volcán

Adquirirá 100.000 centímetros cuadrados de un banco de Estados Unidos

El Periódico / Agencias

Personas acercándose a dejar flores en memoria de las víctimas.

Personas acercándose a dejar flores en memoria de las víctimas. / DAVID ROWLAND (EPA/AAP)

Nueva Zelanda tendrá que importar de EE.UU más de 100.000 centímetros cuadrados de piel que costará casi un millón de dólares para tratar las graves quemaduras de los supervivientes por la erupción del volcán Whakaari, que ha causado la muerte de 16 personas.

El director general de Sanidad en Nueva Zelanda, Ashley Bloomfield, explicó este jueves en rueda de prensa que pagarán unos 1,5 millones de dólares neozelandeses (casi 1 millón de dólares estadounidenses o cerca de 900.000 euros) a cambio de 100.000 centímetros cuadrados adquiridos a un banco de piel de Estados Unidos.

Mientras que a Australia, país con mayor número de víctimas por el desastre, donó 10.000 centímetros cuadrados de piel para los injertos. Un total de 21 víctimas de la erupción del Whakaari, ubicado en una isla deshabitada en el noreste de Nueva Zelanda, permanecen ingresadas en las unidades de quemados de varios hospitales, 16 de ellas en estado crítico, tres en grave y el resto en estable.

Nuevas erupciones

Muchas de estas sufren quemaduras en más del 80% de su cuerpo y abrasiones internas debido a la inhalación de gases. Hasta el momento, la Policía ha confirmado ocho víctimas mortales a las que se suman las nulas posibilidades de supervivencia de las ocho personas que todavía no han sido rescatadas, un número de muertos que podría aumentar de fallecer alguno de los heridos.

La Policía neozelandesa aseguró este jueves que localizó siete de los ocho cuerpos que permanecen en la zona de la tragedia, entre los cuales uno que permanece flotando en el agua, gracias a imágenes aéreas. Las autoridades ultiman un operativo para regresar el viernes a la isla con el objetivo de recuperar los cadáveres, unas tareas que se han visto imposibilitadas debido a la actividad del volcán, que según los expertos cuentan con entre 50 y 60% de posibilidades de una nueva erupción. La primera explosión volcánica sucedió a primera hora de la tarde del lunes y cuando 47 personas visitaban esta ínsula de propiedad privada, ubicada a unos 40 kilómetros al este de la Isla Norte.