Ir a contenido

EXPRESIDENTE EN EL EXILIO

Evo Morales llega a Argentina y pide acogerse al estatus de refugiado político

El Ejecutivo de Alberto Fernández le reclama prudencia en sus intervenciones para no tensar la relación con Bolivia

Morales asegura que ha elegido el país sudamericano para "seguir luchando por los humildes"

Abel Gilbert

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, en una imagen del pasado 19 de octubre.

El expresidente de Bolivia, Evo Morales, en una imagen del pasado 19 de octubre. / UESLEI MARCELINO (REUTERS)

Evo Morales aterrizó este jueves en Argentina procedente de Cuba, donde recaló la semana pasada para someterse a una revisión médica. El expresidente boliviano abandonó su país y fue acogido por México poco después de dimitir el pasado 10 de noviembre como consecuencia de la presión del Ejército. A un mes de la crisis que lo sacó del poder, su presencia en territorio argentino tiene un propósito político inequívoco: conducir desde el exilio al Movimiento al Socialismo (MAS) cara a las elecciones que deben convocar formalmente las autoridades ejecutivas provisionales para los próximos meses.

De acuerdo con el flamante ministro de Exteriores argentino, Felipe Solá, Morales llegó al aeropuerto internacional de Ezeiza junto con el exvicepresidente Álvaro García Linera y otros de los que fueron sus principales colaboradores. "Viene para quedarse en Argentina supongo", dijo Solá. Se espera que el exmandatario pida a las nuevas autoridades de este país que lo acepten como refugiado político. "La condición con la que entra es la que le concedí yo anoche, pidió asilo. Pero están firmando la petición de refugio. La condición de refugiados la da el Ministerio del Interior", precisó el ministro. Se da por descontado que Argentina le concederá ese estatuto.

Ruptura institucional

El presidente argentino, el peronista Alberto Fernández, condenó en duros términos la ruptura institucional en Bolivia al punto de no invitar a la senadora Jeanine Añez, a cargo del Ejecutivo boliviano, a su toma de posesión, el pasado martes.

Morales gana en cercanía territorial con Bolivia, pero el Gobierno argentino no quiere tensar más los vínculos con el país vecino y ya le pidió prudencia en sus intervenciones públicas. "Él está muy agradecido. Cuando pueda entrar a Bolivia, entrará. Él se siente mejor acá, sus dos hijos están como estudiantes universitarios. Pero queremos de Evo el compromiso de no hacer declaraciones políticas en Argentina. Es una condición que le pedimos nosotros", explicó el ministro de Exteriores. No obstante, el expresidente señaló por Twitter que llegó a Argentina "fuerte y animado" para "seguir luchando por los humildes".