29 sep 2020

Ir a contenido

CONSEJO EUROPEO

La batalla por el presupuesto de la UE, aparcada al 2020

Los líderes europeos examinan por primera vez una propuesta de compromiso que la mayoría considera insuficiente

Silvia Martinez

Los líderes de la UE bromean antes del inicio de la cumbre, este jueves en Bruselas.

Los líderes de la UE bromean antes del inicio de la cumbre, este jueves en Bruselas. / YVES HERMAN (AFP)

El objetivo inicial era lograr un acuerdo en la última cumbre del año, que ha arrancado este jueves en Bruselas, y aprovechar el 2020 para desarrollar las propuestas legislativas del futuro presupuesto de la UE para el período 2021-2027 de forma que el 1 de enero del 2021 la financiación llegue a los 27 sin problemas. La realidad, sin embargo, es que el acuerdo no será posible de momento por las enormes divergencias entre los partidarios de gastar menos y aquellos que exigen un presupuesto suficiente para contrarrestar la salida del Reino Unido, que dejará un agujero de 60.000 millones en todo el período.

Finlandia ha propuesto un marco presupuestario del 1,07% del PIB europeo, lo que supone un recorte de 47.200 millones respecto al plan de la Comisión Europea y que equivale al 1,11% del PIB. Una cifra que para los países que defienden un presupuesto del 1% -Austria, Dinamarca, Suecia y Holanda- resulta "inaceptable" porque les obligará a aumentar sus respectivas aportaciones y que para los que defienden un presupuesto como el de Bruselas -como España o Francia- es "insuficiente".

"No hay voluntad política para llegar a un acuerdo en este momento", admiten fuentes diplomáticas. "La propuesta (de la presidencia finlandesa de la UE) está muy lejos de lo que sería deseable. No hay equilibrio. Michel tendrá que arrancar de nuevo", subrayan fuentes gubernamentales españolas que esperan un presupuesto "razonable" para la agricultura y la cohesión y la eliminación de los cheques compensatorios que reciben algunos países.

Tras este primer debate a nivel de jefes de Estado y de Gobierno de la UE, el encargado de pilotar la negociación a partir de enero será el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, que ha aprovechará la cumbre para tomar la temperatura y medir el grado de apoyo a los números propuestos por la presidencia de turno de la UE. Aunque de momento no han trascendido las intenciones del político belga, fuentes diplomáticas avanzan que podría haber cumbre extraordinaria para desbloquear la negociación a finales de febrero.