03 abr 2020

Ir a contenido

DIÁLOGO ESTANCADO

La escalada de tensión entre Corea del Norte y EEUU llega a la ONU

Con el diálogo bilateral estancado, Washington organiza una cita en el Consejo de Seguridad

Trump, que intenta salvar su apuesta de acercamiento, frenó una reunión sobre derechos humanos

Idoya Noain

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el de Corea del Norte, Kim Jong-un.

El presidente de EEUU, Donald Trump, y el de Corea del Norte, Kim Jong-un. / KEVIN LIM (EFE)

Estados Unidos, que este mes preside el Consejo de Seguridad de la ONU, ha organizado para este miércoles una reunión para abordar los últimos lanzamientos de misiles de Corea del Norte y la posibilidad de una “escalada de provocación”.

El encuentro llega en un momento de tensión creciente entre Washington y Pionyang, con el diálogo bilateral iniciado en 2018 por Donald Trump y Kim Jong-un estancado y la ventana de oportunidad para lograr un acuerdo de desnuclearización prácticamente cerrada.

La reunión se produce un día después de que Washington frenara la celebración de otro encuentro, en el día internacional de los derechos humanos, que debía centrarse exclusivamente en los abusos de Pionyang. Ya lo había hecho también el año pasado, una vez que inició el diálogo, y la decisión esta vez ha granjeado fuertes críticas a Trump, acusado desde múltiples frentes de estar cediendo a las presiones de Corea para intentar salvar su apuesta personal por lograr un acuerdo histórico con los norcoreanos.

Hace menos de un mes, en noviembre, su Departamento de Defensa ya había suspendido unos ejercicios militares conjuntos con los surcoreanos que habían desatado la ira de Corea del Norte.

Relación deteriorada

El deterioro de la relación después de los tres encuentros personales entre Trump y Kim, que acabaron en fracaso estrepitoso en el último en febrero en Hanoi, se ha evidenciado en los últimos meses y, especialmente, las últimas semanas, en las que han vuelto a escucharse cruces retóricos con ecos de los que en 2017 precedieron al acercamiento. Durante la reciente cumbre de la OTAN Trump habló de posibles acciones militares contra Corea del Norte y volvió a usar el apodo de “hombre cohete” para Kim. Desde Pionyang Kim Yong-chol, un peso pesado del régimen norcoreano que durante las negociaciones se ha reunido más de una vez en Washington con el presidente estadounidense, tampoco se quedó atrás. “(Trump) Es un viejo tan errático e imprudente que puede llegar el momento en que no quede más opción que llamarle de nuevo viejo chocho”, ha dicho.

Hay mucho más, no obstante, que cruce de insultos. Este mismo fin de semana el embajador de Corea del Norte en la ONU, Kim Song, anunció que la desnuclearización ha quedado fuera de la mesa de negociación. En un comunicado facilitado a Reuters, el diplomático acusó a EEUU de estar usando la petición de “diálogo sostenido y sustancial” como “estratagema para ganar tiempo” con objetivos políticos internos de cara a los comicios de 2020 en los que Trump busca la reelección. “No necesitamos mantener largas conversaciones ahora mismo con EEUU y la desnuclearización se ha retirado de la mesa de negociación”, declaró.

Sin diálogo, con pruebas de misiles

De hecho, no ha habido negociaciones desde octubre, cuando la última reunión bilateral de grupos de trabajo en Estocolmo acabó sin resultados y con los norcoreanos mostrándose “muy descontentos”.

Lo que sí se han producido en los últimos meses son varios lanzamientos o pruebas de misiles balísticos o vinculados a ese programa. Kim ha amenazado con tomar el año que viene un “nuevo camino”, lo que despierta el temor de que retome las pruebas nucleares y de misiles de largo alcance que suspendió en 2018 cuando se iniciaron las conversaciones entre los dos líderes. Y Pionyang ha dado de plazo hasta fin de año a Washington para hacer concesiones como el levantamiento de sanciones, amenazando con un “regalo de navidad” si no hay avances.