Ir a contenido

POLÉMICA SOBRE LA SANIDAD BRITÁNICA

La propaganda pro Johnson busca desacreditar la foto del niño enfermo

Los conservadores reaccionan a las críticas por la insensibilidad del primer ministro ante la imagen

El Periódico

Jeremy Corbyn muestra la foto del niño enfermo en un acto electoral en Bristol. 

Jeremy Corbyn muestra la foto del niño enfermo en un acto electoral en Bristol.  / EFE / NEIL HALL

La foto de un niño de 4 años durmiendo en el suelo de un hospital de Leeds, en el Reino Unido, va a seguir quitándole el sueño a muchos británicos. Si este lunes era utilizada para reprocharle al premier británico en funciones, Boris Johnson, los problemas de la sanidad de su país, y para echarle en cara cómo es incapaz de reaccionar a las críticas, este martes el episodio ha tenido una segunda parte, en el que ha entrado la manipulación informativa.

La historia comenzó cuando un reportero mostró a Boris Johnson en una entrevista la fotografía del pequeño acurrucado entre abrigos en el suelo por falta de camas en urgencias. La imagen provenía de su teléfono móvil, y Johnson no solo se negó a mirarla, sino que le arrebató el terminal al reportero y se lo guardó para evitar que siguiera mostrándolo y preguntándole sobre el hecho de que un niño enfermo en el Reino Unido no tuviera la atención debida.

Su rival político, el laborista Jeremy Corbin, aprovechó el incidente para declarar que a Johnson la gente "no le importa" y cargar contra la política sanitaria. Los conservadores reaccionaron enviando al todavía ministro de Sanidad a Leeds para estudiar el tema y activaron la máquina de propaganda para negar la autenticidad de la imagen. Y utilizaron a una supuesta enfermera del servicio de urgencias para acusar a la madre del pequeño del montaje de la foto, con sendos mensajes en Twitter y Facebook.

Este martes, el diario The Guardian publicaba que la secretaria médica que supuestamente la había publicado en Facebook que la foto era falsa denunciaba que su cuenta había sido "hackeada" y que, por tanto, no se hacía responsable del contenido. Según explicaba la propietaria de la cuenta, ella no había dicho que la foto era un montaje de la madre del niño, que después la había difundido a varios diarios, para presionar a los políticos sobre la situación de la sanidad británica. 

La historia tampoco sido negada por el hospital de Leeds, que incluso se ha disculpado por el "mal trato" dado al pequeño "en una semana particularmente ajetreada". La propaganda conservadora, en cambio, ha repetido hasta el extremo que la foto es falsa y ha defendido los argumentos de la supuesta enfermera.

Varios investigadores, como Andy Patel, de F-Secure, y el politólogo Marc Owen Jones han rastreado el origen del bulo y han identificado que las cuentas utilizadas para escampar la historia del montaje son las mismas que ya se usaron contra Corbin en la anterior campaña electoral.