Ir a contenido

EN UNA IGLESIA DE CALIFORNIA

Un belén enjaula a María, José y Jesús para denunciar el trato a los migrantes en EEUU

"¿Qué pasaría si esta familia llegara hoy a Estados Unidos"?, pregunta la reverenda de la Iglesia Metodista de Claremont

El Periódico

Imagen del belén de la iglesia de Claremont para denunciar el trato de EEUU a los migrantes.

Imagen del belén de la iglesia de Claremont para denunciar el trato de EEUU a los migrantes.

La política migratoria de la Administración de Donald Trumpseparando a familias en la frontera y enjaulando a niños, es el tema de denuncia de un belén ideado por una iglesia metodista de Claremont (Los Ángeles, California). El impactante pesebre muestra a María, José y al niño Jesús como refugiados, separados en jaulas.

Karen Clark Ristine, reverenda de la Iglesia Metodista Unida de Claremont (UMC), ha explicado a través de Facebook que su comunidad ha querido mostrar "a la familia de refugiados más conocida del mundo, la Sagrada Familia, dando la cara por familias sin nombre porque ellos (María, José y Jesús) también eran refugiados". "Hemos escuchado sus oraciones, hemos visto cómo estas personas en busca de asilo han sido recibidas y tratadas, separadas a la fuerza", ha subrayado en alusión al trato recibido por miles de migrantes desesperados llegados a la frontera de EEUU.

En su post, Clark recuerda que tras el nacimiento de Jesús, María y José se vieron obligados a huir de Nazaret, donde el rey Herodes gobernaba de forma tiránica, y buscar refugio en Egipto.

La reverenda invita a preguntarse "¿qué pasaría si esta familia buscara refugio hoy en Estados Unidos?". Y ella misma retrata la escena: "Imagina a María y José separados en la frontera y a Jesús, con apenas dos años, separado de su madre y llevado a un centro de detención donde más de 5.500 niños han pasado sus últimos tres años". En este punto, la reverenda lanza un mensaje a todos los cristianos del mundo: "Jesús nos enseñó a ser amables y generosos y a acoger a todo el mundo" y cita el versículo 23:35 del evangelio de San Mateo: "Y Él dijo 'Tenía hambre y me diste comida, tenía sed y me diste algo de beber. Era un extranjero y me acogiste'".