Ir a contenido

CLIMA DE VIOLENCIA EN IRAK

Al menos 23 manifestantes muertos en Bagdad tras un ataque armado

Hombres armados han disparado contra ciudadanos que participaban en una protesta contra el Gobierno

Un obús ha impactado contra la casa del líder chií Moqtada Sadr, que apoyas las movilizaciones

Agencias

Manifestantes sostienen una bandera manchada de sangre tras el ataque en la plaza Al Jalani de Bagdad.

Manifestantes sostienen una bandera manchada de sangre tras el ataque en la plaza Al Jalani de Bagdad. / AP

Al menos 23 manifestantes han muerto en Bagdad y más de 120 han resultado heridos después de que un grupo de hombres armados desconocidos abrieran fuego el viernes contra ellos en la céntrica plaza Al Jalani donde estaban concentrados, en el marco de las protestas antigubernamentales que estallaron a principios de octubre. Este el balance que han hecho este sábado fuentes médicas y policiales. Entre los fallecidos hay tres agentes de policía.

Según fuentes del Ministerio de Interior citadas por Efe, hombres armados que viajaban en vehículos todoterreno irrumpieron en la plaza Al Jalani y dispararon contra los manifestantes. La fuente no ha identificado a los atacantes ni su afiliación.

La plaza Al Jalani es adyacente a un garaje de varias plantas donde los manifestantes han permanecido desde el comienzo de la revuelta popular para exigir mejores servicios públicos, más oportunidades económicas y el fin de la corrupción. Además, Al Jalani se ubica a poca distancia de la plaza Tahrir, epicentro de las protestas y que este viernes acogió a miles de personas, que volvieron a manifestarse a pesar de la dimisión en bloque del Gobierno del primer ministro, Adel Abdelmahdi, el pasado fin de semana.

Ataque contra la casa de Moqtada Sadr

Este sábado, la tensión seguía en la zona. Hombres armados han circulado por los alrededores de las plazas Al Jalani y Tahrir pero las fuerzas de seguridad no les han dejado acceder a la plaza Tahrir.  Además un obús ha impactado cerca de la casa del líder chií Moqtada Sadr, que apoya las protestas antigubernamentales.

Activistas y medios de comunicación han denunciado la presencia de seguidores de partidos políticos y grupos chiís, algunos de ellos pertenecientes a milicias proiranís, en medio de los manifestantes.

Desde que empezaron las protestas contra el Gobierno, el pasado 1 de octubre, han muerto más de 400 personas, entre civiles y uniformados, y miles han sufrido heridas, sobre todo en Bagdad y en las regiones del sur del país de mayoría chií y ricas en petróleo, que han sido escenario de los mayores disturbios. 



 

Temas: Irak