Ir a contenido

juicio al presidente

El Congreso de EE UU empieza a preparar los cargos para juzgar a Trump

La presidenta demócrata de la Cámara de Representantes confirma que el 'impeachment' no tiene vuelta atrás

El presidente pide que se haga cuanto antes para que el país pueda recuperar pronto la normalidad

Ricardo Mir de Francia

Pelosi y Trump en el Congreso en febrero de este año.

Pelosi y Trump en el Congreso en febrero de este año. / AP / ANDREW HARNIK

Donald Trump tendrá con casi toda seguridad su cita con la historia, una historia que solo han protagonizado hasta ahora dos presidentes en casi 250 años de experimento democrático en Estados Unidos. La presidenta de la Cámara de Representantes ha confirmado este jueves que no hay vuelta atrás en el proceso iniciado para tratar de forzar la destitución de Trump por “altos crímenes y faltas”. En un breve discurso barnizado con citas solemnes de los Padres Fundadores, Nancy Pelosi anunció que el Congreso ha comenzado a redactar los artículos del ‘impeachment’, el equivalente a los cargos que se imputarán al presidente para que sea juzgado políticamente en el Senado. Sus palabras corroboran implícitamente que los demócratas tienen cuórum para sentar al republicano en el banquillo y quieren hacerlo cuanto antes. 

“Nuestra democracia está en juego”, dijo Pelosi al reaparecer por primera vez desde que anunciara el inicio de la investigación preliminar contra Trump a finales de septiembre. “El presidente no nos deja otra opción que actuar porque está tratando de corromper, una vez más, las elecciones”. El anuncio sirvió para confirmar lo que todo el mundo esperaba tras varias semanas de testimonios inequívocos de altos funcionarios del Departamento de Estado y el Consejo de Seguridad Nacional, que han acusado a Trump de coaccionar a Ucrania para que interfiriese en el proceso electoral estadounidense con la apertura de una investigación contra Joe Biden, su principal rival político de cara a las elecciones del 2020. “Los hechos son incontestables. El presidente abusó de su poder al supeditar nuestra seguridad nacional a sus intereses personales”, añadió Pelosi. 

Pelosi: "Ninguna tontería conmigo"

La alta tensión generada por el ‘impeachment’ en Washington se desbocó este jueves en una de las salas de prensa del Congreso, cuando un periodista le preguntó crudamente a Nancy Pelosi “si odia al presidente” Trump. “Ninguna tontería conmigo”, le respondió visiblemente ofendida la líder demócrata en la Cámara de Representantes, en una respuesta que se interpreta también como un mensaje a la clase política de la capital. Pelosi acababa de pedir al Comité Judicial que proceda a preparar los cargos contra Trump, el paso previo para sentarle en el banquillo del Senado. “Yo no odio a nadie”, dijo antes de explicar que la conducta del presidente y la Constitución no han dejado a su partido más alternativa que actuar. La ‘Speaker’, eso sí, no se mordió la lengua para decir que considera que Trump “es un cobarde” en su forma de afrontar la violencia armada, “es cruel” con los inmigrantes y “vive en la negación” del cambio climático. Todo un reflejo del tono que impera en Washington. 

Ambos partidos han empezado a preparar ya su estrategia para el juicio en el Senado, que probablemente comenzará a principios de año. El propio Trump lo da por hecho y este mismo jueves afirmó que el proceso debería comenzar cuanto antes para permitir que el país recupere la normalidad lo antes posible. “Si van hacerme un ‘impeachment’, que lo hagan rápido para que podamos tener un juicio justo en el Senado y nuestro país pueda regresar cuanto antes a la normalidad”, escribió en Twitter. El presidente insistió en que “no hay caso” y volvió a presentarse como la víctima de una persecución política, a pesar de las evidencias en sentido contrario aportadas por una larga lista de funcionarios y expertos constitucionalistas. “Nada les importa, (los demócratas) se han vuelto locos”.

Trump tiene en estos momentos la confianza absoluta de que va a prevalecer. Y no es para menos. Para que sea apartado del cargo, dos tercios de los senadores, que ejercerán de jurado, deberían respaldar su destitución al final del juicio. Los republicanos no solo tienen la mayoría en la Cámara, sino que hasta ahora ni un solo ha sugerido que le vaya a dar la espalda. La semana pasada ninguno de sus 197 diputados en la Cámara Baja votó a favor del informe del Comité de Inteligencia, que concluyó que Trump abusó de su poder al buscar la ayuda ucraniana para su reelección y trató de obstruir más tarde el escrutinio del Congreso. 

El Partido Republicano es en estos momentos un bloque monolítico, algo parecido a una secta atrincherada tras su líder, y el ‘impeachment’ un grandilocuente diálogo de sordos donde nada que se diga es capaz de alterar la posición del rival.  Los conservadores insisten en que este proceso no es más que una vendetta personal contra el presidente, un "golpe encubierto" para impedir que sea reelegido. Y todo lo que hizo es legal. “La historia no estará orgullosa de este día”, afirmó su líder en la Cámara de Representantes, Kevin McCarthy. “Este ha sido su objetivo desde el principio”. 

Antes de que la Cámara Baja vote para poner formalmente en marcha el ‘impeachment’ (lo de ahora sigue siendo la fase investigativa), los demócratas tendrán que decidir qué cargos imputan a Trump. No se descarta que incluyan presuntas irregularidades descubiertas por los cinco comités que le investigaban antes de que comenzara esta traca final. Pero la opinión mayoritaria en el partido pasa por circunscribirse a los tejemanejes en Ucrania para no complicar el caso y confundir a los estadounidenses, los únicos que podrían forzar a los republicanos para que abandonen a Trump. 

Hasta ahora las encuestas presentan un país dividido en dos mitades, pero hay tiempo para que la cosa pueda cambiar. Tanto Andrew Johnson como Bill Clinton sobrevivieron al 'impeachment' en el Senado. Richard Nixon es el único que dimitió poco antes de que el juicio comenzara, después de que su partido le diera la espalda tras haberle respaldado inicialmente casi tanto como a Trump.