23 feb 2020

Ir a contenido

La OTAN incluye por primera vez en su agenda el desafío del poder de China

Begoña Arce

Vista panorámica de la cumbre de la OTAN.

Vista panorámica de la cumbre de la OTAN. / Michael Kappeler /dpa

Los países miembros de la OTAN concluyeron la cumbre de dos días celebrada en Londres señalando al terrorismo como "el peor enemigo" y "la amenaza constante para todos". Pese a las diferencias evidentes, sí hubo consenso entre los miembros de la Alianza han tomado nota de la necesidad de ampliar su foco de vigilancia a China, una potencia militar y económica en rápido crecimiento.  Al término del encuentro, el secretario general de la Alianza Atlántic, Jens Stoltenberg, indicó que la organización debe comenzar a "tener en cuenta que China se acerca a nosotros".

La rápida expansión de esa potencia, la segunda en el mundo en gasto militar, y su influencia creciente, no se pueden ignorar.  "Los vemos en el Ártico, los vemos en África, los vemos invirtiendo fuertemente en infraestructura europea y por supuesto invistiendo en ciberespacio", señaló Stoltenberg. Estados Unidos tiene especial interés en poner la atención sobre China. Washington quiere que los aliados europeos veten los equipos de telecomunicaciones de la firma Huawei, alegando que Pekín los utiliza para espiar.  Los líderes de la Alianza también advirtieron de la amenaza para la seguridad que implican las "acciones agresivas" de Rusia.

Ataque a uno, ataque a todos

En la declaración final de la cumbre, los 29 países integrantes subrayaron su compromiso con el principio básico de "solidaridad, unidad y cohesión". En el comunicado se reitera que "un ataque contra un aliado será considerado como un ataque para todos". O como repitió varias ocasiones el primer ministro británico, Boris Johnson, el anfitrión del encuentro: "Todos para uno y uno para todos", el lema de ‘Los tres mosqueteros”.

Johnson recordó que "el hecho de que vivamos hoy en paz es el logro de un simple propósito, en el corazón de la Alianza: mientras que nos mantengamos juntos, nadie puede esperar derrotarnos y por tanto nadie comenzará una guerra". En el encuentro se acordó que en la futura agenda deben figurar nuevas amenazas, a través del ciberespacio, la militarización del espacio y el control de armamento.

La cita conmemorativa de los 70 años de existencia de la OTAN, había arrancado con declaraciones beligerantes e intempestivas del presidente estadounidense, Donald Trump, el francés Emmanuel Macron y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. Roces a propósito de la retirada de tropas estadounidenses del norte de Siria de manera unilateral, sin consultar con los otros miembros de la OTAN y de la ofensiva de Ankara contra los kurdos en la zona que siguió a continuación. "Los desacuerdos siempre generan más atención que los acuerdos", declaró Stoltenberg, tratando de quitar hierro al asunto.

"La cumbre ha sido muy constructiva y eficaz. Se ha celebrado en un buen ambiente, hasta el punto de concluir con un aplauso", declaró en la conferencia de prensa final.  "La OTAN se ha distinguido siempre por poner la sustancia por delante de la retórica" añadió. "Se han sentado las bases para los próximos setenta años".  La canciller alemana, Angela Merkel, también juzgó la cumbre de "muy constructiva". “Hemos acordado que el terrorismo es el principal enemigo”, indicó.  

Sin consenso con Turquía

Mucho menos optimista, Macron declaró a la prensa que no ve "consenso posible" con Turquía sobre la definición de terrorismo. El presidente francés se entrevistó el lunes con Erdogan, junto a Johnson y Merkel, pero según afirmó el mandatario francés, no se aportaron las "clarificaciones" esperadas.

 El Gobierno de Ankara lanzó una ofensiva contra los kurdos en la zona fronteriza de Siria, porque los considera terroristas. Macron ha recordado que todos ellos lucharon "hombro con hombro", con la coalición internacional, en la guerra contra los yihadistas del llamado Estado Islámico.  En la cumbre solo se logró que el presidente Erdogan no se opusiera a una condena poco comprometedora del terrorismo.

Más paises, problemas más complejos

La celebración de las siete décadas de existencia de la OTAN ha resultado ser un momento difícil para la Alianza, que es mucho más grande hoy, que cuando se creó.  Los problemas de seguridad en el mundo son también ahora mucho más complejos y afectan de forma distinta a cada país miembro, dependiendo del lugar en que se encuentre en el mapa.  Si en el norte la amenaza llega de Rusia, en el sur el temor es la inestabilidad en el norte de África. En este nuevo escenario, las diferencias internas son inevitables.  

Temas OTAN