Ir a contenido

INVESTIGACIÓN A UN PRESIDENTE

Trump, señalado en el 'impeachment' por abuso y obstrucción

El Comité de Inteligencia de la Cámara Baja hace público el informe de su investigación sobre las presiones del mandatario a Ucrania

Le acusan de poner en peligro la seguridad nacional, buscar injerencia electoral a su favor, bloquear al Congreso e intimidar a testigos

Idoya Noain

Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos.

Donald Trump, el presidente de los Estados Unidos. / Europa Press

No son aún los cargos oficiales de ‘impeachment’ pero las acusaciones al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, están ya blanco sobre negro en un documento del Congreso: abuso de poder y obstrucción.

Esas dos son las denuncias centrales que se plantean, detallan y argumentan en el informe de 300 páginas que los demócratas que controlan el Comité de Inteligencia de la Cámara Baja han presentado este martes con las conclusiones de sus dos meses de pesquisaspuestas en marcha en septiembre tras la denuncia de un confidente que alertó sobre una polémica llamada de Trump al presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

El documento se votaba por la tarde y después se debía enviar al Comité Judicial, que este miércoles comienza sus vistas y es el que redactará los cargos para el potencial juicio político a Trump.

“Este informe es la crónica de una maquinación del presidente de EEUU para coaccionar a un aliado, Ucrania, que está en guerra con un adversario, Rusia, para que hiciera el trabajo sucio del presidente”, ha asegurado en una rueda de prensa tras hacerse público el documento Adam Schiff, el demócrata que preside Inteligencia.

"Minó nuestra seguridad nacional"

Buena parte del informe expone con detalle lo que ha ido sabiéndose gracias a las investigaciones y a declaraciones públicas y privadas de 17 testigos y realiza una imputación contundente de Trump, al que atribuye una “trama” que “subvirtió la política exterior hacia Ucrania y minó nuestra seguridad nacional favoreciendo dos investigaciones políticamente motivadas que ayudarían a su campaña de reelección presidencial”.

Concretamente, y asegurando que existen “abrumadoras pruebas”, el documento acusa a Trump de haber acometido “un esfuerzo durante meses de usar los poderes del cargo para solicitar interferencia extranjera en su beneficio en las elecciones del 2020”, condicionando “una reunión en la Casa Blanca y ayuda militar a Ucrania a un anuncio público de investigaciones beneficioso para su campaña de reelección”.  

Asimismo, el informe afirma que Trump “abusó el poder la presidencia para presionar a Ucrania para investigar a Joe Biden”, el exvicepresidente y candidato de primarias demócrata al que el documento define como el “rival político que aparentemente más temía” el actual mandatario. Denuncia, igualmente, que urgió a un anuncio público ucraniano de investigación de “una teoría desacreditada de que era Ucrania, no Rusia, la que interfirió en las elecciones presidenciales de 2016”.

Se aportan, además, nuevos detalles “profundamente preocupantes” según Schiff que apuntan a contactos más numerosos de lo que se sabía tanto de Rudy Giuliani, abogado personal de Trump, como Lev Parnas, un asociado de Giuliani que está imputado en un caso federal, con miembros republicanos del Congreso en la búsqueda de material que pudiera resultar dañino para Biden. Como ha recordado el demócrata, no obstante, el foco ahora está “primero y sobre todo en la conducta del presidente”.

Obstrucción

Al denunciar esa conducta los demócratas son inmisericordes. Señalan la obstrucción a sus pesquisas de Trump, que ha impedido que testifiquen 14 altos cargos actuales o retirados y ha dejado también al comité sin muchos de los documentos que había solicitado. El informe le acusa también de “atacar públicamente e intimidar” a quienes sí acudieron a testificar y al analista de inteligencia que lanzó la primera alerta, el 'whistleblower' protegido por ley.

“Ningún otro presidente ha desdeñado tanto la Constitución y el poder del Congreso de llevar a cabo supervisión”, reza el documento, que alerta que “el daño a nuestro sistema de pesos y contrapesos y el equilibrio de poder entre nuestras tres ramas de gobierno será duradero y potencialmente irrevocable si la capacidad del presidente de bloquear al Congreso no se controla”.

Los demócratas aseguran que la conducta inapropiada del mandatario “no fue una ocurrencia aislada ni producto de un presidente naif” y afirman que sus acciones fueron las de “un presidente que se veía a sí mismo como quien no tiene que rendir cuentas”.

La Casa Blanca ha reaccionado a la publicación del informe con un comunicado de Stephanie Grisham en el que se ha vuelto a desacreditar el trabajo del Comité de Inteligencia como “una farsa unilateral”. La portavoz ha asegurado que “los demócratas completamente fracasan en producir ninguna prueba de ofensa por parte del presidente Trump” y descalfica el documento como “las divagaciones de un bloguero en un garage esforzándose para probar algo cuando no hay pruebas de nada”.