25 oct 2020

Ir a contenido

CONFLICTO EN ITALIA

Benetton denuncia una campaña de odio del Gobierno italiano contra su grupo

El enfrentamiento con la poderosa multinacional italiana se produce por el derrumbe del puente de Génova en el 2018

Irene Savio

Luciano Benetton.

Luciano Benetton. / FERRAN NADEU

Luciano Benetton ha decidido pasar al contraataque después de que el Movimiento 5 Estrellas (M5S), uno de los socios del actual Gobierno italiano, repetidamente le apuntara con el dedo por el trágico desplome del puente Morandi de Génova en agosto del año pasado.

Benetton, cuya multinacional es dueña del 30% de una de las empresas (Atlantia) que tenían la concesión de la infraestructura que se derrumbó, acusó al Gobierno y al M5S de ser parte de una campaña difamatoria contra su familia.

"Es inaceptable la campaña de odio contra nuestra familia (…) de representantes del Gobierno, como el jefe del M5S y ministro de Relaciones Exteriores italiano, Luigi] Di Maio", se ha quejado Benetton en un carta enviada y difundida este domingo por los principales diarios italianos."Acusan a la familia como si hubiéramos sido, con conocimiento doloso, cómplices de la decisión de ahorrar sobre la manutención", ha añadido.

Familia poderosa

"Ningún miembro de la familia ha administrado jamás a Autostrade (compañía gestionada por Atlantia)", ha continuado el magnate, perteneciente a una de las grandes (y casi intocables) familias de la industria italiana. "Nosotros nos consideramos una de las partes perjudicadas", ha precisado Luciano Benetton, sobre el dramático incidente que entonces se cobró la vida de 43 personas que circulaban o se encontraban en las inmediaciones del tramo de la autopista A-10 afectado.

Y más aún. Benetton también trasladó toda eventual responsabilidad por el incidente a los ejecutivos entonces a cargo de la infraestructura. "Se demostraron incapaces, tenían plenos poderes y la completa confianza de los accionistas y de mi hermano Gilberto (fallecido el año pasado)", ha subrayado el empresario.

En septiembre, Giovanni Castellucci, consejero delegado de Atlantia, recibió más de 13 millones de euros de indemnización tras dimitir al hacerse público un caso de presunta falsificación de estudios sobre el estado de las autopistas en Italia.

Di Maio, sin embargo, no se ha amedrentado.  "No retrocederemos. Revocaremos las concesiones", ha respondido, al tachar de "surrealista" el contenido de la misiva. "Cuando les tocas el bolsillo, se vuelven locos", ha considerado el jefe político del M5S, en tono firme. Y esto, días después de que Atlantia retirara su disponibilidad a ser uno de los socios compradores de la aerolínea Alitalia, asunto que también está dando muchos dolores de cabeza al Gobierno.