Ir a contenido

exposición fotográfica

Soldados israelís que contaron abusos contra palestinos dan la cara

Una exposición del fotoperiodista Quique Kierszenbaum saca del anonimato a 52 excombatientes que rompieron el silencio

Ana Alba

Soldados israelís que contaron abusos contra palestinos dan la cara

En la Galería Orly Dvir de Tel Aviv, 52 rostros miran fijamente al visitante. Son las caras de excombatientes israelís, hombres y mujeres, que durante años han dado testimonio a la oenegé 'Breaking the Silence' (BTS, Rompiendo el silencio), de forma anónima, sobre sus acciones en los territorios palestinos ocupados, especialmente sobre los abusos cometidos por el Ejército israelí contra la población palestina. Los testimonios empezaron a llegar en el 2004 y desde entonces se han ido multiplicando. Una exposición desvela ahora la identidad de 52 de esos ex-combatientes, hombres y mujeres, a los que el fotógrafo uruguayo-israelí Quique Kierszenbaum ha retratado durante diez años.

El proyecto de la muestra surgió en el 2009, cuando su autor preparaba, junto a un corresponsal británico, un artículo para el diario 'The Independent' sobre testimonios de soldados que habían combatido en la operación Plomo Fundido, en Gaza (2008-2009). “Alguien de la unidad del portavoz del Ejército israelí respondió que, si bien el investigaban todas las denuncias, no podían hacerlo con aquellas que no sabían ni siquiera si eran de soldados reales”, señala Kierszenbaum.

FOTO: QUIQUE KIERSZENBAUM 

“Para preparar ese artículo habíamos entrevistado a parte de esos soldados que habían dado testimonio, que venían de una guerra muy dura y contaban experiencias, estaban en un momento difícil de su vida. Pensar que alguien podía utilizar la idea del anonimato para dejarlos de lado era muy problemático. Así surgió la idea de romper el anonimato de los soldados que querían hacerlo”, subraya el fotógrafo.

Reacción muy dura

La sociedad israelí, según Kierszenbaum, “reacciona de una forma muy dura contra esta organización (Rompiendo el Silencio)”. “Pero creo que al mirar las fotos va a entender que estos retratados son parte un mosaico de la sociedad judía israelí y que la tiene que tratar como tal. Pueden ser tus hijos, tus hermanos, los hijos del vecino”, dice el autor de la exposición.

“Todo este fenómeno de 'Breaking the Silence', de Rompiendo el Silencio, es casi único en el mundo porque generalmente cuando nosotros sabemos de abusos en las guerras los sabemos más por las víctimas o por los familiares de las mismas, muy pocas veces lo sabemos por los perpetradores”, argumenta el fotoperiodista.

FOTO: QUIQUE KIERSZENBAUM

Para la exhibición, titulada “Expose(d)” (Expuestos) y que puede verse hasta el 5 de diciembre, Kierszenbaum utilizó una técnica que buscaba realizar retratos imperfectos, tomados tratando de dar una sensación de "clandestinidad", casi de ilegalidad, que expresara el rechazo que parte de la sociedad israelí siente hacia estos ex-combatientes a los que considera traidores. Algunos de ellos han tenido problemas con sus propias familias por haber contado los abusos que cometieron o vieron perpetrar contra palestinos.

Los 52 retratos, torsos de tamaño natural, representan los 52 años de ocupación israelí de los territorios palestinos (desde la Guerra de los Seis Días, en junio de 1967), recogen la mirada directa a la cámara de los fotografiados. En el espacio donde se exhiben, los visitantes no pueden escapar en ningún rincón a la mirada fija de los ex-combatientes.

Motivo político

“Estos jóvenes fueron mandados a una misión por la sociedad israelí. Han cumplido esa misión y han vuelto a casa. Lo que ellos en estos momentos están pidiendo es que se los mire directamente a los ojos y que se escuche qué significa mantener una ocupación, qué precio se paga”.

FOTO: quique Kierszenbaum

Para Kierszenbaum, “ser el medio por el cual estos soldados han salido del armario” y se han expuesto al público “es un honor”. En los procesos de contar los abusos que se han cometido o de los que se ha sido testigo, hay dos elementos importantes, recalca Kierszenbaum: “el primero, hacerte cargo de lo que hiciste y darte cuenta de que el motivo es político”.

“La gente de 'Breaking the Silence' se dio cuenta de que el motivo era la ocupación (israelí de los territorios palestinos) y se convirtió en una organización de ex-combatientes que están totalmente en contra de la ocupación y exigen que se termine, analizando el precio que ellos pagaron y que la sociedad israelí está obligando a sus hijos a pagar”, concluye el autor de “Expose(d)”.