Ir a contenido

CRISIS EN ORIENTE PRÓXIMO

Las protestas en el Líbano lideradas por las mujeres cumplen un mes

Las jóvenes se movilizan en contra de la corrupción del Gobierno que ha llevado al país al colapso económico

Isaac J. Martín y Kathy Seleme / Efe

Una niña, en la manifestación de este domingo en Beirut.

Una niña, en la manifestación de este domingo en Beirut. / EPA / WAEL HAMZEH

Cientos de manifestantes se han concentrado este domingo en el centro de Beirut para celebrar un mes de protestas, con las mujeres al frente desde el primer día,  para acabar con el Gobierno y el patriarcado.

Las jóvenes agarran el megáfono y gritan todo tipo de consignas en contra del Gobierno y de la corrupción que ha llevado al país al colapso económico. En la Plaza de los Mártires, convertida en el núcleo de las protestas en Beirut iniciadas el 17 de octubre, se reúne un grupo de chicas tomando fuerzas para unirse a la manifestación pacífica del domingo.

Renovar todo el sistema

De la revolución solo quieren un resultado: acabar con todo el sistema. "El patriarcado, el capitalismo, el racismo, un sistema clasista que no acepta a aquellos que no tienen la nacionalidad libanesa", afirma Rima Aoun, una feminista que participa en diferentes movimientos en el país a favor de los derechos de las mujeres.

A principios de este año, Raya Hassan fue elegida como ministra de Interior, la primera en el mundo árabe. Sin embargo, las jóvenes no piensan que esa sea la solución. "No porque sea una mujer significa que va a cambiar, ella sigue el patriarcado representado también en su partido", explica Nour Ladki, otra joven manifestante. "Definitivamente queremos más mujeres en el Gobierno, pero que estén cualificadas y representen al país, a un nuevo sistema, no uno patriarcal", asevera.

Miles de manifestantes, en Beirut. / epa / WAEL HAMZEH

Un mes de parálisis

Desde el inicio de las protestas, con la aplicación de una tasa a las aplicaciones de mensajería como Whatsapp, luego retirada, el Líbano ha vivido una parálisis permanente con el cierre de bancos y otras instituciones debido a las manifestaciones y huelgas. 

La Unión de Sindicatos de Empleados del Banco libanés tiene pendiente este lunes una reunión con la Asociación de Bancos para determinar si se reabrirán las sucursales al día siguiente. "Esperamos una respuesta a dos de nuestras reivindicaciones: medidas de protección y cómo debemos actuar con los clientes", señaló el presidente de la agrupación sindical, George el Hajj, después de que estos se mostrasen agresivos con los trabajadores por las limitaciones en la disposición de efectivo, sobre todo de dólares. Aunque el Líbano cuenta con moneda propia, la libra libanesa, la mayor parte de los productos de consumo son importados y pagados en dólares.

Además de la economía, el Líbano no cuenta todavía con un primer ministro. El presidente aún no ha comenzado con las consultas parlamentarias para nombrar a un sucesor de Hariri, que ha acusado este domingo a la Corriente Patriótica Libre (CPL), dirigida por el ministro de Asuntos Exteriores, Gebrán Basil, de impedir la formación de un gabinete. "Las maniobras de filtración de información por parte de la CPL son irresponsables en el contexto de la enorme crisis nacional que vive nuestro país", expresó Hariri, según un comunicado de su oficina de prensa. Si la CPL no hubiese tomado "esa actitud, el Gobierno habría sido formado y la peligrosa crisis nacional habría comenzado a resolverse", zanjó Hariri. 

Temas: Beirut Líbano