Ir a contenido

EN ORIENTE PRÓXIMO

Más de mil detenidos en Irán por la ola de protestas tras el alza de la gasolina

Desde el viernes, las manifestaciones se han extendido por las grandes ciudades del Estado persa: hay dos muertos, un civil y un policía, y mil detenidos

Adrià Rocha Cutiller

Manifestantes iranís junto a una motocicleta quemada en Isfahan (Irán).

Manifestantes iranís junto a una motocicleta quemada en Isfahan (Irán). / AFP

Después del anuncio el pasado viernes de una fuerte subida en el precio de la gasolinaIrán empezó a arder. Iranís enfadados por el incremento —que va del 50% al 300%, dependiendo de la cantidad de carburante que se compre— salieron a la calle. Las jornadas de protesta se sucedieron: coches de policía, gasolineras y algún edificio gubernamental ha acabado consumido por las llamas. Las sanciones de Estados Unidos contra el régimen iraní explican, en gran parte, el cambio de precios en la gasolina.

Ha habido choques con la policía y dos muertos —un civil y un agente— y un millar de detenidos. «He escuchado disparos de pistola. Cientos de personas están en la calle. Quemaron un coche [este sábado] por la mañana», ha dicho un testigo a la agencia Reuters que asegura, también, que los manifestantes ya no solo protestan por la decisión de subir el precio de la gasolina, sino contra políticos y líderes iranís.

«El sabotaje e incendiar edificios lo hacen saboteadores, no nuestra gente", ha dicho este domingo el guía supremo y hombre fuerte del país, el ayatolá Alí Jamenei. "Los enemigos de Irán siempre han apoyado el sabotaje y la inseguridad en nuestro país. Y continúan haciéndolo. Desafortunadamente, varia gente ha muerto y varios sitios han sido destruidos. Lo único que pido es que nadie ayude a estos criminales que protestan»., ha añadido.

Las manifestaciones, que este domingo han bajado en número e intensidad, se han reproducido por todas las grandes ciudades del país: la subida afecta a todos y no es algo nuevo, porque el descontento entre los iranís por el estado de la economía viene de largo. El rial, la moneda local en el último año se ha desplomado; la inflación se ha disparado. EFondo Monetario Internacional (FMI) estima que la economía iraní se contraerá un 9,5% este años.

«La gente tiene el derecho a protestar, pero eso es distinto a la anarquía —ha dicho el presidente del país, Hasán Rohaní—. No podemos dejar que haya manifestaciones e inseguridad en el país».

Sin internet

El sábado por la noche, las autoridades cortaron internet casi al completo en todo Irán, por ser la red la herramienta utilizada para convocar las protestas.

«Confirmado: Irán está en un casi bloqueo total de internet. Los datos de conexión a la red en tiempo real muestran una conectividad del 7% en respecto a los niveles normales después de 12 horas de desconexiones de servidores constantes», ha dicho, este domingo, la web Netblocs, que observa los bloqueos de internet en el mundo.

Los líderes de Irán intentan evitar la repetición de lo que el país vivió en enero del 2018, cuando otra ola de protestas —en esa ocasión los manifestantes se quejaban por las malas condiciones generales de vida— se extendió parció por todo el país. En las varias semanas que duró esa ola murieron 22 personas.

Todo Oriente Próximo se alza

Si por algo se recuerda este año 2019 en Oriente Próximo será, seguramente, por las numerosas olas de protesta que la región ha vivido en los últimos meses. No solo ha sido cuestión de Irán: el Líbano, Irak, Sudán y Egipto han tenido sus episodios de manifestaciones y gente tomando las calles.

A parte del caso sudanés —los protestantes consiguieron derrocar al presidente Omar al Bashir, que estuvo 30 años al poder— los sucesos más mediáticos han sido el libanés y el iraquí. Las calles, en estos dos países, llevan semanas llenas y los manifestantes, con algunas diferencias, tienen objetivos parecidos: menos sectarismo y corrupción y más transparencia en la política.

La mayor diferencia, sin embargo, es el grado de violencia: en estas protestas, 300 iraquís han muerto por la violencia policial. En el Líbano, donde las manifestaciones han sido más pacíficas, la cifra es de cinco personas.

Temas: Irán