Ir a contenido

Crisis en en país andino

Al menos nueve muertos en Bolivia tras violentos choques entre manifestantes y la policía

El Gobierno de facto muestra su cara más represiva y califica de "accciones subversivas" las protestas en las calles

Áñez emitió un decreto que exime a los militares de responsabilidades penales por violaciones a los derechos humanos

Abel Gilbert

Un grupo de mujeres en los funerales por los campesinos muertos en choques con la policía en Cochabamba, Bolivia.

Un grupo de mujeres en los funerales por los campesinos muertos en choques con la policía en Cochabamba, Bolivia. / AP / JUAN KARITA

Al menos nueve personas pertenecientes a los movimientos sociales que respaldan a Evo Morales murieron por balazos en la cabeza y el torax durante un enfrentamiento con fuerzas de seguridad en Sacaba, en las inmediaciones de la ciudad de Cochabamba. Allí quedó en evidencia el modo en que comenzará a desarrollarse la disputa política en Bolivia. La senadora Jeanine Añez, autoproclamanda presidenta tras la dimisión de Morales, emitió el decreto 4078 por el cual los integrantes de las Fuerzas Armadas que intervengan  en "los operativos para el restablecimiento del orden interno y la estabilidad pública" quedarán "exentas de responsablidad penal" si acuán en "legítima defensa o estado de necesidad". La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) puso el ojo en esa promesa de un manto de impunidad. A la vez condenó "uso desproporcionado de la fuerza policial y militar" que también ha dejado a decenas de campesinos con heridas de gravedad en los incidentes del viernes.  El Estado, ha recordado la CIDH, tiene la "obligación de asegurar el derecho a la vida e integridad física de quienes protestan pacíficamente". Para esta organización, las armas de fuego que se han utlizaido en Sacaba "deben ser excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales".

El escándalo que ha provocadoel decreto 4078 obligó a Jerjes Justiniano, ministro de la Presidencia, ministro de la Presidencia del Gobierno de facto a negar que se haya emitido una "licencia para matar" a los que se resisten al golpe. "Este decreto tiene una base legal en la Constitución y la Ley Orgánica de las Fuerzas Armadas", dijo y recordó que la "legítima defensa" ya está establecida en el Código Penal. Lo que se trata con esta orden es "evitar la confrontación y más muertes".

Lenguaje de la Guerra Fria

A la par del blindaje a las acciones de los uniformados, el Gobierno de facto ha empezado a utilizar el lenguaje de la Guerra Fría y ya habla de la prescencia de "subversivos" en las manifestaciones. Las autoridades nacidas del golpe han detenidos a nueve venezolanos después de que La Paz haya roto las relaciones diplomáticas 

El grado de conflictividad que se ha mostrado en la periferia de Cochabamba -y que en cualquier momento puede trasladarse a La Paz, la capital política- no ha pasado inadvertido al bloque de derechas que ocupa el Gobierno provisional. La senadora Jeanine Áñez, quien juramentó el cargo de presidente sin quorum parlamentario, ha afirmado que "súbditos extranjeros" están relacionados con las protestas callejeras y el bloqueo al suministro de gas. "Vamos a asumir medidas constitucionales que nos permitan restaurar el orden público y el normal desarrollo de la actividad económica para entregar después de nuestro mandato un Estado viable y con posibilidades de desarrollo", ha dicho.

Tras la denuncia de la CIDH, Áñez ha expresado su "consternación" por lo ocurrido pero ha acusado a Morales de "convulsionar" al país. El gobernante saliente "trata de minimizar los hechos de corrupción y el fraude electoral cometido el pasado 20 de octubre". "Si quieren volver a tener poder, ganen las elecciones, porque nosotros no les vamos a permitir que nos vuelvan a robar", señaló la senadora al Movimiento al Socialismo (MAS). “Sepan que están ante una mujer firme, ante una mujer comprometida con su país".

"El régimen golpista que tomó el poder por asalto en mi querida Bolivia reprime con balas de las FFAA y la Policía al pueblo que reclama pacificación y reposición del Estado de Derecho. Ahora asesinan a nuestros hermanos en Sacaba, Cochabamba", ha tuiteado Morales. En una entrevista concedida a la cadena CNN, el presidente depuesto ha dejado entrever que la tensión irá en aumento. "Escuchando tanta masacre, no creo que el pueblo pare hasta sacar la dictadura del Palacio Quemado". 

Morales ha revelado que habló con los dirigentes cocaleros que encabezaron la manifestación en Socaba. Tras lo ocurrido, ha dicho, "no pararán" hasta la sacar del poder a Áñez. "Por eso tengo miedo y la única forma de parar es con mediación, seamos responsables". Morales ha hecho un llamamiento al diálogo "con autoridades de gran nivel" y sin exclusiones para salir de la crisis que estalló tras los resultados electorales. "Nuestro pueblo pide paz y concertación".

La paz está lejos de llegar a Bolivia pese a la dimisión a la presidencia de Evo Morales / AP

"El debilitamiento de los lazos de convivencia entre los bolivianos y bolivianas constituye uno de los desgarros más preocupantes y tristes que nos va dejando la larga crisis política que atraviesa el país", ha escrito el diario paceño 'La Razón' en su editorial. "Parecería que cada grupo se atrinchera en sus certezas y prejuicios, sin intentar comprender las ideas o razones de aquellos a quienes se considera diferentes". Para 'La Razón' "no se trata de encontrar un consenso utópico sobre los diferentes asuntos que están en juego, sino, de al menos procurar escuchar las razones del otro con respeto; y no necesariamente para asumirlas, sino para enriquecer nuestra comprensión del problema". 

Marcha en apoyo a Evo Morales en Barcelona

Dos manifestaciones de signo contrario, a favor y en contra del expresidente de Bolivia Evo Morales, han tenido lugar esta tarde por el centro de Barcelona y en el barrio de Sants. Convocada por el Movimiento de Bolivianos por la defensa de los derechos humanos de los pueblos indígenas, los manifestantes se han concentrado en la plaza Universitat de Barcelona, desde donde han partido hacia la plaza de Sant Jaume. "Bolivia, unida, jamás será vencida" y "Evo, amigo, el pueblo está contigo" han sido algunos de los lemas que han coreado los participantes, que llevaban banderas bolivianas y también whipalas, con sus cuadros y sus siete colores y que son el emblema de los pueblos indígenas en varios países andinos. 

En Bolivia, esta bandera se ha relacionado con el gobierno del expresidente Evo Morales. Los participantes en esta manifestación llevaban pancartas en las que se podía leer "Mesa-Camacho y Áñez, golpistas, racistas y asesinos" y "No a la masacre".

La protesta en contra de Evo Morales ha discurrido por el barrio barcelonés de Sants y ha congregado a unas 500 personas. Entre las pancartas que exhibían estos manifestantes se podían leer lemas como "Paz para Bolivia" y "Ni fraude ni tiranía. Bolivia se respeta". Los participantes han repartido un manifiesto titulado "Genocidio instado por Evo Morales expresidente y fugado por fraude electoral" en el que se exige a México frenar los actos de vandalismo "que está creando mediante mensajes de prensa impunemente e incumpliendo las normas y las leyes de un asilado" y en el que se define a Morales como un "narcodictador".