Ir a contenido

PRECARIEDAD SOCIAL

Un universitario francés se quema a lo bonzo para denunciar su precariedad

El acto del joven, de 22 años y estudiante de Ciencias políticas en Lyon, no disponía de ninguna beca

Eva Cantón

Manifiestación estudiantes fuera del campus universitario de Lyon.

Manifiestación estudiantes fuera del campus universitario de Lyon. / AFP / PHILIPPE DESMAZES

“Hoy voy a hacer algo  irremediable”. Fue la frase que escribió el pasado viernes Anas K., un estudiante de 22 años, en Facebook antes de rociarse con gasolina y quemarse a lo bonzo delante del Centro regional de obras universitarias y escolares de la Madeleine, en Lyon. Este martes sigue debatiéndose entre la vida y la muerte por la gravedad de las quemaduras, que afectan al 90% de su cuerpo, mientras la comunidad educativa está en estado de ‘shock’.

En el mensaje que este universitario colgó en la red social, y que ha sido difundido por sus compañeros antes de ser suprimido de su cuenta, explica que si eligió ese edificio de Lyon para inmolarse “no fue por azar” sino para “apuntar hacia un lugar político, el Ministerio de Educación Superior y, por extensión, hacia el Gobierno”.

Luego cuenta cuál es su situación personal. Dice que este año, en el que cursa segundo curso de licenciatura en Ciencias Políticas en la Universidad de Lyon, no tiene ninguna beca y se pregunta si antes, cuando tenía una ayuda de 450 euros al mes, era suficiente para vivir.

Acusación

Acuso a Macron, Hollande, Sarkozy y a la UE de haberme matado al crear incertidumbre sobre el futuro de todos/as; acuso también a Le Pen y a los editorialistas de haber creado miedos más que secundarios”, relata. El chico concluye con un llamamiento a “continuar la lucha”.

En las redes sociales su mensaje sigue compartiéndose, igual que la emoción de compañeros y profesores que se expresan en Twitter con la etiqueta #laprécarietétue (la precariedad mata). “El año pasado tenía problemas para pagar las facturas con una sola beca y además su alojamiento era insalubre”, cuenta al diario 'Libération' una compañera.

La presidenta de la Universidad de Lyon-II, donde estudiaba el alumno, Nathalie Dompnier ha declarado a France Presse que desconocía las dificultades personales que tenía este estudiante, muy implicado en la vida del centro. “La universidad le expresa todo su apoyo, así como a su familia y a todos sus camaradas”, ha dicho en un comunicado.

Situación urgente

La ministra de Educación superior, Fréderique Vidal, viajó el sábado a Lyon y la universidad ha abierto una unidad psicológica para atender a los estudiantes. “No tenemos palabras suficientes para gritar nuestro dolor y nuestra tristeza”, ha manfiestado el sindicato estudiantil Solidaires, del que Anas K. es secretario federal.

El sindicato Unef ha puesto de relieve que “se trata de un acto político que subraya una problemática vivida por muchos estudiantes”. “Hace meses que denunciamos la precariedad estudiantil y que decimos que hay una situación de urgencia”, ha destacado la presidenta del sindicato, Mélanie Luce.

Muchos estudiantes se han congregado este martes frente al Centro Lyonés donde su compañero se prendió fuego, para rendirle homenaje y protestar contra la precariedad.

Movilizaciones similares se  han producido en unas 40 ciudades, entre ellas en Saint Etienne, de donde es originario el chico. “Seguid luchando. Es lo que él querría. Que no haya hecho esto para nada”, proclamó un primo de la víctima ante los participantes en la concentración.