03 jun 2020

Ir a contenido

PROCESO POLÉMICO

Turquía empieza a devolver a los yihadistas presos a sus países de origen

Ankara anuncia la repatriación de un estadounidense, un alemán y un holandés, a los que seguirán varias decenas más durante los próximos días

El Gobierno turco ha avisado en varias ocasiones que los yihadistas extranjeros no se quedarán en su territorio: "Turquía no es un hotel"

Adrià Rocha Cutiller

El presidente turco, Recp Tayyip Erdogan, durante una comparecencia el pasado 7 de noviembre.

El presidente turco, Recp Tayyip Erdogan, durante una comparecencia el pasado 7 de noviembre. / ATTILA KISBENEDEK (AFP)

Unos minutos después de ser expulsado de Turquía, el hombre ha hecho el camino de vuelta. Era un yihadista estadounidense, y el Gobierno turco lo estaba deportando por haber sido miembro del Estado Islámico.

Pero Turquía no lo ha mandado a EEUU sino a Grecia, a través de la frontera terrestre que comparten ambos países. El hombre ha llegado hasta los agentes griegos, y estos, al verlo, lo han mandado de vuelta a Turquía. Pero los turcos ya no le han permitido la entrada, por lo que ahora el hombre está atrapado en terreno de nadie.

No ha sido el único: este lunes, Turquía ha anunciado la deportación de tres miembros del Estado Islámico que hasta hoy estaban encerrados en cárceles turcas. Son, en total, unos 1.200 yihadistas extranjeros. Erdogan dijo que serían devueltos, todos, a sus países de origen. "Turquía no es un hotel", dijo la semana pasada su ministro del Interior.

"Este lunes completaremos la deportación, después de los procesos legales, de un ciudadano estadounidense, un alemán y otro danés -ha dicho el portavoz de Interior turco, Ismail Çatakli, hoy-. Deportaremos a siete alemanes más este jueves. También estamos completando los procesos de dos terroristas irlandesesdos alemanes y 11 franceses, [todos] capturados en Siria". Los gobiernos europeos afectados, de momento, no han dicho nada al respecto.

Pacto con Trump

Cuando Trump y Erdogan negociaron el ataque de Turquía en el noreste de Siria hace un mes, el presidente estadounidense le pidió al turco una condición: que fuese Ankara, a partir de ahora, quien se encargase de encarcelar a los miembros del EI en prisión y que ayudase, también, a presionar a Europa para que repatriase a sus yihadistas nacionales.

Europa es temerosa y no lo ha hecho. Algunos gobiernos europeos, de hecho, han revocado nacionalidades de sus ciudadanos. Es el caso, por ejemplo, de Alemania, Holanda y el Reino Unido. Hacerlo es ilegal si la persona afectada no tiene otra nacionalidad. Ha sido el caso de algunos de ellos.

Pero Turquía asegura que no le importa eso. Se ha comprometido a devolver a todos los yihadistas extranjeros que están en sus prisiones se oponga quién se oponga. "Los esfuerzos para identificar las nacionalidades de los terroristas capturados en Siria han sido completadas, con el 90% de los interrogatorios hechos y los estados pertinentes notificados -ha dicho el portavoz del Ministerio del Interior turco este lunes-. El proceso de repatriación de los yihadistas a sus países de origen continuará. Turquía los extraditará sin importar lo que nadie diga".

Por su parte, Siria también ha anunciado la repatriación de prisioneros yihadistas capturados en la última operación militar. En las cárceles sirias -custodiadas por las milicias kurdas- hay 11.000 yihadistas extranjeros y 100.000 familiares.