Ir a contenido

Lula libre

Cuba celebra la liberación del expresidente brasileño Lula da Silva

El Gobierno cubano con , Miguel Díaz-Canel a la cabeza, limpulsó una activa campaña en apoyo a la excarcelación de Lula

El Periódico

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel. / Reuters

Cuba celebró este viernes la liberación del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, tras beneficiarse de una decisión de la Corte Suprema que permitió su salida de la cárcel donde cumplía una condena por corrupción desde hacía un año y 7 meses.

El presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, escribió en su cuenta de Twitter: "#Lulalibre. Es un hecho y un triunfo de los pueblos, de la #Solidaridad, de la verdad. #VivaLula".

"#Lulalibre. #VictoriaDeLasIdeas. Derrota de la estrategia imperial y de sus lacayos. Abrazos al luchador incansable que jamás bajó las banderas de la dignidad", afirmó Díaz-Canel en otro tuit.

El ministro cubano de Exteriores, Bruno Rodríguez, también celebró con un mensaje en la misma red social el cese de la prisión de Lula y consideró que "es un paso adelante", pero advirtió de que "la lucha por su libertad deberá continuar hasta que se haga justicia".

"Lula es inocente, víctima de una feroz persecución política. ¡Viva #LulaLivre!", escribió el canciller.

Por su parte, la Cancillería del país caribeño había expresado que "el pueblo de Cuba celebra la libertad de Lula, tras 580 días de injusto encarcelamiento".

El jueves, el Tribunal Supremo de Brasil declaró inconstitucional la prisión de cualquier persona condenada en segunda instancia y antes de que se agoten todos los recursos en el ámbito de la Justicia, y así determinó la puesta en libertad de Lula, el histórico líder del Partido de los Trabajadores (PT).

El exmandatario brasileño, de 74 años, que asegura ser víctima de una "persecución judicial y política", estaba encarcelado desde el 7 de abril de 2018 en la prisión Curitiba, capital del estado de Paraná.

El Gobierno cubano impulsó una activa campaña en apoyo a la excarcelación de Lula, que recientemente incluyó una recogida de firmas en la isla con la que se recopilaron más de 2 millones de rúbricas que fueron entregadas a la presidenta del PT, Gleisi Hoffmann, durante una reciente reunión de movimientos de izquierda celebrada en La Habana.

Además de la condena por el conocido como 'caso triplex', el también exlíder sindical brasileño debe enfrentarse todavía a una serie de procesos judiciales.

El exgobernante recurrirá ahora en libertad una condena a 8 años y 10 meses de cárcel por corrupción pasiva y blanqueo de dinero, hasta agotar todos los recursos disponibles en el sistema judicial brasileño, de conformidad con la decisión adoptada por el Supremo de su país la víspera en una votación ajustadísima (6-5).