Ir a contenido

ULTRADERECHA BRASILEÑA

Una investigación vincula a Bolsonaro con el crimen de una concejala

El presidente brasileño monta en cólera y acusa a la cadena Globo y al gobernador carioca de conspirar en su contra

El asesinato de la edil de Río Marielle Franco, en el 2018, estremeció a Brasil

Abel Gilbert

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante un acto en Catar este lunes.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, durante un acto en Catar este lunes. / EFE

"Ustedes, TV Globo, todo el tiempo hacen de mi vida un infierno, ¡mierda! Ahora me vinculan con la muerte de Marielle (Franco). ¡Infames, canallas! No va a funcionar, no tengo motivo para matar a nadie en Río de Janeiro". Así se ha expresado este miércoles el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, desde Riad, Arabia Saudí, después de que su nombre fuera vinculado con el asesinato de la concejala carioca en el 2018.

El informativo de Globo divulgó detalles de la investigación según los cuales el exoficial de la policía militar Elcio Queiroz, sospechoso del atentado, visitó pocas horas antes del crimen la urbanización donde se alojaba Bolsonaro. Para entrar, Queiroz alegó que tenía que verse con el entonces diputado y precandidato presidencial, en su propiedad, la número 55. Así lo habría explicado a los investigadores el portero del complejo de viviendas quien, además, dijo que una de las cámaras de seguridad filmó el vehículo que, en rigor, se dirigió hacia una casa cercana, la 66, que pertenece al expolicía Ronnie Lessa, señalado como el autor de los disparos que mataron a Franco y a su chófer, Anderson Gomes.

Cortada presidencial

Bolsonaro ha refutado estas afirmaciones señalando que ese día, 14 de marzo, se encontraba en Brasilia en calidad de diputado. "O el portero mintió o indujeron al portero a un cometer falso testimonio". El ministro de Justicia, Sergio Moro, solicitó a la Procuraduría General que determine las circunstancias bajo las cuales apareció el nombre de Bolsonaro en la investigación que, dijo, tiene aspectos "inconsistentes".

El partido Socialismo y Libertad (PSOL), al que pertenecía Marielle Franco, ha reclamado una audiencia "inmediata" con el presidente del Tribunal Supremo de Brasil, José Antonio Dias Toffoli. "Exigimos esclarecimientos inmediatos. Brasil no puede convivir con cualquier duda sobre la relación entre un presidente y un asesinato", ha señalado la formación de izquierdas.  Lassa ha recordado que ha tenido vínculos con un hijo del jefe de Estado. Por otra parte, circula desde el 2011 en las redes sociales una fotografía en la que Bolsonaro padre y Queiroz sonríen abrazados.

Witzel contra el presidente

Además, el excapitán ha descargado su ira contra el gobernador de Río, el también ultraderechista Wilson Witzel, quien según la revista sensacionalista 'Veja' facilitó la filtración de informaciones que se encuentran bajo secreto de sumario. "Gobernador Witzel, usted fue electo gobernador solo porque se quedó todo el tiempo pegado a Flavio Bolsonaro, mi hijo", le ha reprochado. Witzel respondió que Bolsonaro "no se encuentra en su estado normal". 

El diario paulista 'Folha' ha informado que Bolsonaro ha pedido al ministro de Justicia, Sergio Moro, que instruya una nueva declaración testimonial del portero. En medio de su enfebrecido discurso del martes por la noche, el capitán retirado ha amenazado con no renovar la concesión de Globo por acosarlo. El gesto ha sido equiparado con el que tuvo en el 2006 el venezolano Hugo Chávez cuando permitió, sobre la base de la caducidad de una licencia, el cierre del canal RCTV por considerarlo golpista. Pero, además, la ultraderecha quiere desde su llegada al poder que TV Record, del evangelismo más conservador, se convierta en la principal emisora televisiva de ese país.