26 feb 2020

Ir a contenido

PROTECCIÓN DE DATOS

Facebook pagará 500.000 libras de multa por Cambridge Analytica en Reino Unido

La compañía de Zuckerberg no asumirá ninguna responsabilidad por la filtración de datos

Efe

Logotipo de Facebook en sus instalaciones de Menlo Park, California.

Logotipo de Facebook en sus instalaciones de Menlo Park, California. / AP

Facebook ha llegado a un acuerdo con la Oficina del Comisionado de Información del Reino Unido por el que acepta abonar una multa de 500.000 libras (578.942 euros) por la presunta vulneración por parte de la compañía de las normas británicas de protección de datos en relación con el escándalo de Cambridge Analytica.

"Se ha alcanzado un acuerdo entre las partes", confirmó la autoridad independiente del Reino Unido. "Como parte del mismo, Facebook y la Oficina del Comisionado de Información han pactado retirar sus respectivas apelaciones y Facebook ha aceptado pagar una multa de 500.000 libras sin admitir ninguna responsabilidad en relación con el caso", añade. 

En EEUU, la Comisión Federal de Comercio impuso a Facebook el pasado mes de julio una multa de 5.000 millones de dólares (4.400 millones de euros, entonces).

La autoridad británica había emitido en octubre de 2018 una sanción de medio millón de libras contra Facebook, que apeló esta decisión ante los tribunales, a los que acudió posteriormente también la propia Oficina del Comisionado de Información.

"Como hemos dicho antes, desearíamos haber hecho más para investigar las reclamaciones sobre Cambridge Analytica en 2015", ha indicado Harry Kinmonth, abogado de Facebook, señalando que la compañía ha realizado cambios importantes en su plataforma, restringiendo significativamente la información a la que los desarrolladores de aplicaciones pueden acceder.

"Nos complace escuchar que Facebook ha tomado, y continuará tomando, pasos significativos para cumplir con los principios fundamentales de protección de datos", ha señalado James Dipple-Johnstone, comisionado adjunto.

Cambridge Analytica utilizó los datos recogidos sin autorización a principios de 2014 de millones de perfiles para elaborar un programa informático que predijera las opciones electorales de los estadounidenses.