Ir a contenido

ELECCIONES REGIONALES

Salvini tumba a la coalición del M5S y el PD en Umbría

La unión de las derechas destrona a la izquierda, en el poder en la región durante casi 50 años

Rossend Domènech

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, en un acto contra el Gobierno en Roma el pasado 19 de octubre.

El líder de la ultraderechista Liga, Matteo Salvini, en un acto contra el Gobierno en Roma el pasado 19 de octubre. / TIZIANA FABI (AFP)

Tras 49 años de gobiernos de izquierda, la región italiana de Umbría, apodada 'la roja', ha pasado este domingo a la derecha, donde la coalición formada por la Liga de Matteo SalviniForza Italia de Silvio Berlusconi y la extrema derecha de los Hermanos de Italia ha logrado una victoria aplastante con el 57,5%  de los votos. Por contra, los progresistas del Partido Demócrata (PD), que se presentaban en alianza por primera vez con sus socios en el Gobierno central, los antisistema del Movimiento 5 Estrellas, han obtenido el 37,5% de las papeletas.

La victoria la derecha podrá tener repercusiones aún desconocidas a medio plazo en el Movimiento 5 Estrellas (M5S) y, en consecuencia, para el Gobierno central.

La afluencia a las urnas ha sido del 64,66%, ocho puntos más que en el 2015, gracias a obreros, campesinos y pudientes radical-chic que ya no se reconocen en la izquierda. La Liga de Salvini por sí sola ha obtenido el 36,9% de los votos, mientras que la extrema derecha (FdI ) ha recabado el 10,4% y Berlusconi, el 5,5%. El derrotado M5S ha alcanzado el 7,4%, la mitad de hace tan solo tres meses, mientras que el PD se ha mantenido en el 22,4%, que constituye su tendencia nacional.

Fracaso del "experimento"

"El experimento no ha funcionado", ha dicho Luigi Di Maio, ministro de Exteriores, pero sobretodo líder político del M5S, aduciendo que el partido "va mejor cuando se presenta solo". "Necesitamos que el gobierno sea mejorado", ha añadido, al tiempo que ha asegurado que el Gabinete de Giuseppe Conte no corre peligro. "Es en lo último que pienso", ha respondido sobre una nueva alianza con Salvini, con quien gobernó durante 13 meses. Los antisistema están profundamente divididos entre los partidarios de la alianza con los progresistas y los que discuten la línea de Di Maio.

Por su parte, Nicola Zingaretti, secretario del PD, ha dicho que el partido "reflexionará sobre  el voto y las decisiones a tomar". En el horizonte de este invierno están las elecciones regionales en Emilia-Romagna (Bolonia), feudo histórico de la izquierda, tomado como ejemplo por muchos analistas estadounidenses de un "comunismo del rostro humano" durante los años de la guerra fría. Y acto seguido se celebrarán las regionales en Calabria.

Conte, presidente del Ejecutivo, ha considerado que los comicios del domingo deben ser tomados solo como "una prueba regional que no puede afectar al proyecto de gobierno" nacional.

Salvini pide reflexionar

"Hemos realizado una empresa histórica", ha comentado Salvini. "Alguno en Roma debería reflexionar. A los italianos no les gustan los traidores", ha añadido, antes de apuntar que "las elecciones de Umbría demuestran que los italianos tienen ganas de votar" en unas elecciones generales.

Cuando rompió el Gobierno con sus socios del M5S en agosto, Salvini quería forzar un voto anticipado en otoño, pero la unión del M5S y el PD, que ahora dirigen juntos el país, ha relegado a su formación a la oposición.

Las elecciones en Umbría se convocaron de forma anticipada tras la dimisión de la presidenta de la región, Catiuscia Marini, del PD, después de la apertura de una investigación judicial por una serie de irregularidades en el sistema sanitario. La participación ha sido del 64,7 %, casi 10 puntos más que en el 2015.