Ir a contenido

EL REINO UNIDO EN LA ENCRUCIJADA

Irlanda del Norte vive con angustia el tortuoso desenlace del 'brexit'

El futuro de la frontera entre las dos irlandas es el principial obstáculo en el dificultoso y enredado proceso que conduce a la salida del Reino Unido de la UE

Rocco Muraro

Una mujer pasa junto a un muro que luce la bandera de la Union Jack, en el barrio de Fountain West, en la localidad norirlandesa de Derry. 

Una mujer pasa junto a un muro que luce la bandera de la Union Jack, en el barrio de Fountain West, en la localidad norirlandesa de Derry.  / ALBERT BERTRAN

Irlanda del Norte vive una situación de 'impasse', a la espera de saber si el 'brexit' se lleva a cabo el próximo 31 de octubre, como desea Boris Johnson. El primer ministro británico insiste en su plan a pesar de no haber sometido este sábado a votación en el Parlamento el pacto firmado con Bruselas y verse obligado por ley a remitir la petición de una prórroga.

En todo caso, el pacto de Johnson no cuenta con el beneplácito del probritánico Partido Unionista norirlandés (DUP). Para el DUP, que con sus 10 diputados en Westminster es clave en la estabilidad del Ejecutivo, la propuesta es un plato de difícil digestión. Una aduana que controle el tráfico de las mercancías situada entre Irlanda del Norte y el resto del Reino Unido es percibida como una amenaza a la pertenencia de Irlanda del Norte al conjunto del Reino Unido.

Son numerosos los actores políticos y sociales que no quieren que se reestablezca una frontera entre las dos Irlandas. La mayor oposición se encuentra en el bando republicano, proirlandés. Para ellos, la frontera vulneraría los acuerdos de paz de Viernes Santo, firmados en el 1998, y que acabaron con 30 años de conflicto sangriento entre republicanos y unionistas.

Así pues, Irlanda del Norte se encuentra ante un dilema de difícil resolución. Sea cual sea el desenlace del 'brexit', una parte de la sociedad norirlandesa se sentirá agraviada con la solución alcanzada.

Conciencia colectiva

El 'brexit' ha supuesto un gran contratiempo para la consolidación del proceso de reconciliación entre católicos y protestantes y ha hecho reflotar a la arena pública rencores sectarios arraigados en lo más profundo de la conciencia colectiva de cada comunidad. El recuerdo de un conflicto que dejó tras de sí a más de 3.600 muertos sigue muy presente.

Con la firma de los acuerdos del Viernes Santo se inventó una nueva forma de gobernanza, colegiada, donde es necesario el acuerdo entre unionistas y republicanos para formar gobierno y aprobar las políticas más importantes. Con ello se buscaba el consenso del conjunto de la ciudadanía en un proyecto común.

Pero, desde hace tres años, Irlanda del Norte no tiene gobierno. Tampoco funciona la Asamblea de Stormont, el parlamento local. Un escándalo de corrupción interna y el debate político entorno al 'brexit' han minado el entendimiento necesario para gobernar entre los dos principales partidos políticos, el DUP, y el Sinn Féin republicano. El paro administrativo está dañando el proceso de reconciliación en una situación estructural de difícil convivencia social entre ambas comunidades.

Según un estudio publicado por la Universidad de Belfast, que analiza el sectarismo en Irlanda del Norte, dos datos confirman la extrema polarización que aún se vive en Irlanda del Norte. En Belfast, la capital, el 90% de los barrios son enclaves exclusivos de protestantes o católicos. La educación sufre la misma segregación; en el conjunto de Irlanda del Norte, el 91% de los niños estudian en una escuela protestante o católica. El único avance significativo que se ha producido a nivel colectivo desde la firma de los acuerdos de paz es la reducción drástica de los niveles de violencia entre comunidades.

Estructura permanente

Pese al desarme de los grupos armados que operaban durante el conflicto, su estructura organizativa permanece. Un informe de la policía norirlandesa, elaborado junto a los servicios de inteligencia británicos, el MI5, concluye que "los principales grupos paramilitares que operaron durante los años del conflicto siguen existiendo".

Las organizaciones paramilitares unionistas ya han anunciado campañas de desobediencia civil en el caso de que el Gobierno británico "diluya" el estatus de Irlanda del Norte dentro de la Unión Europea, hecho que perciben como un paso previo a la reunificación de Irlanda. Según Jamie Bryson, destacado líder de opinión entre los sectores unionistas más radicales, "el unionismo estará obligado a hacer todo lo posible para frustrar, y si fuera necesario, demoler cualquier pacto que lleve a una Irlanda unida".

En el lado contrario, grupos disidentes del IRA llevan años manteniendo una campaña de atentados de baja intensidad. En este 2019 se han registrado ocho ataques en los que se ha utilizado explosivos o armas, en su mayoría dirigidos contra fuerzas del orden. Si las nuevas aduanas rompieran la continuidad entre ambas Irlandas son pocos los que dudan que dirigirían hacia las instalaciones fronterizas su poder de ataque.